Candidaturas que duelen

El Mensajero
Marzo de 2018

Mensajes

Gilberto Armenta 

 

El Partido Acción Nacional dio a conocer su listado de candidaturas locales en Sonora.

 

Por su sordidez, destacan la de David Cuauhtémoc Galindo Delgado en Nogales, la de Lorenzo De Cima Dworak, en Guaymas; y también la de José Lorenzo Villegas Vázquez en Naco, además la de Ernesto Roger Munro en Puerto Peñasco, quienes buscan todos re elegirse alcaldes.

 

Carlos Manuel Fu Salcido, de Agua Prieta; y Javier Dagnino Escobosa de Cananea son diputados locales actualmente y quieren ser alcaldes en sus municipios.

 

Enrique Torres Delgado buscó ser candidato a la alcaldía de Magdalena de Kino, y luego de ser designado como tal junto a Francisco Javier Zepeda, decide presentar su renuncia no solo a sus aspiraciones, sino a la militancia misma al PAN.

 

Otra referencia que considerar aparte es la designación del actual diputado federal, José Everardo López Córdova, quien buscara la alcaldía de San Luis Rio Colorado.

 

En las diputaciones locales también se registran agravios: Lina Acosta Cid quiere reelegirse por el Distrito II Puerto Peñasco, Leticia Amparano Gámez y Armando Gutiérrez Jiménez van por los Distritos IV y V Nogales respectivamente, Javier Neblina Vega y Angelica María Payan García pelearán por el Distrito VIII el primero y el X la segunda, ambos de Hermosillo, mientras que Luis Ernesto Robinson Bours busca el Distrito XII de la misma ciudad capital

 

El resto de la lista no presenta, de momento, mayores problemas.

 

Todos los enlistados anteriormente tienen una particularidad: son recalcitrantes padrecistas, y en ese pecado han estado inmiscuidos, por acción u omisión, en la corrupción que caracterizó la administración estatal del aún convicto, y ex gobernador Guillermo Padrés Elías.

 

Todos ellos fueron funcionarios en esa inefable administración estatal, salvo el peñasquense Ernesto Roger Munro, que es hijo de uno de los principales de ellos.

Todos ellos defendieron, en distintas oportunidades, no solo al “memo” Padrés, sino a ex funcionarios estatales que eran investigados por supuestos actos de mala praxis como tales.

Todos ellos se beneficiaron, directa e indirectamente, en la administración estatal en la que sirvieron del 2009 al 2015.

Por eso llama poderosamente la atención que hayan sido considerados por su partido el PAN.

Pero, en descargo para el mismo, parece que el apoyo no es del todo incondicional. Y aquí retomamos la decisión de renunciar al PAN de Enrique Torres Delgado, ex secretario de Sidur durante el padrecismo, militante de 21 años en el PAN, y candidato a la alcaldía de Magdalena. Él dijo que renunciaba porque la incongruencia en el albiazul no era permisible.

Las condiciones en las que lo incluyeron como candidato a la alcaldía, y los motivos que ofrece para renunciar al PAN, deberían motivar a la misma decisión al “temo” Galindo de Nogales, a quien le cerraron el paso rumbo al senado y a una diputación plurinominal. También debería renunciar Javier Dagnino Escobosa, quien en su búsqueda por la candidatura a la alcaldía por Cananea deberá sortear a Jesús Uzarraga Pérez.

Leticia Gámez y Armando Gutiérrez de Nogales también fueron reducidos en sus aspiraciones originales por la alcaldía de Nogales, y como premio de consolación les dan diputaciones locales.

Javier Neblina Vega, con todo y su mermado poderío político/partidista, es obligado a enfrentar una segunda opción para el PAN en la persona de Carlos López Carrillo. Y misma suerte corre María Angelica Payan García, a quien le pusieron enfrente a Concepción Molina Ballesteros.

Y Luis Ernesto “el güero” Nieves Robinson Bours, aun llevando al conocidísimo Juan Manuel Armenta como suplente, debe primero pasar por encima de Raúl Bustamante Burruel.

Dirá usted y con justa razón ¿candidatos juanitos? Podría ser, pero el solo hecho de ser sometidos a esa prueba y exhibición, demuestra que los reconocidos padrecistas y candidatos ahora, no tienen todo el aval de su partido.

Eso indica que el PAN, desde su dirigencia nacional, ha levantado un muro contra todo aquello que represente al rampante padrecismo que atacó a Sonora durante el sexenio pasado.

Pero todo podría ser mera apariencia. Aún faltan dos listas importantes: las diputaciones plurinominales locales y federales. Por lo pronto, y ya desde esta media Inter campaña, se puede palomear, sin temor a equivocarse, sendas derrotas para el PAN en las más importantes alcaldías de Sonora, y otras tantas en diputaciones locales. ¡Se abren las apuestas!

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16



Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba