El nuevo aeropuerto

Mensajes

 

La declaración de Andrés Manuel López Obrador, en uno de sus mítines en Tlaxcala, respecto a que estaría dispuesto a licitar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), luego de haber insistido durante meses que esa obra la detendría una vez que tomara protesta como presidente de México, no hace más que demostrar la falta de criterio político del candidato de Morena.

 

Además, hablar de eso y de que además concesionar el NAIM está en juego también, muestra a un candidato voluble y de doble ánimo, de dichos irresponsables, de personalidad dicharachera si, pero poco ética y responsable.

 

Con este solo tema, el del NAIM, queda claro que quien podría dirigir al país, no tiene claro que es lo que más le conviene a los mexicanos. Federico Patiño, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ya ha dicho que concesionar el aeropuerto será más viable cuando esté construido y en operación, y no intentar hacerlo durante el proceso de construcción. Pero AMLO habla de concesionarlo ya, como una desesperada estrategia por salir del paso.

 

En ese sentido, Juan Pablo Castañon, titular del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), ya habla de que el cambio de postura del morenista es indicativo de que - aunque sus simpatizantes digan lo contrario – ya hay reversa en la postura, y que el error de hablar intentando darle gusto al electorado, es sumamente riesgoso para la estabilidad económica de México.

 

Las acusaciones en contra de los empresarios ponen en riesgo no solo el NAIM, sino mucha de la inversión privada en México, programada mas allá del 01 de julio y que hoy, ante las confusas declaraciones de Andrés Manuel, podrían ser retiradas.

 

Y no es solo el NAIM donde hay declaraciones encontradas por parte del tabasqueño. También ha topado con pared en el tema de la amnistía, que hasta hoy, ni él ni nadie más ha sabido explicar del todo bien.

 

El decir que una vez como presidente – si acaso gana la elección – le dará reversa a la reforma educativa ante sus seguidores en un mitin popular, pero luego, y ante expertos en el tema, decir que lo someterá a consulta, para luego, en otro escenario, dejar ver que le haría modificaciones, no habla bien de quien quiere dirigir a México.

 

Todas estas encontradas posturas, nos ponen enfrente a un inestable candidato que, sin duda, solo tiene interés por ganar la elección.

 

 

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba