Gobernanza o activismo social

Mensajes

Gilberto Armenta


 

“Dos veces muere el que a voluntad de otro muere.”  Séneca

 

En los primeros meses del 2016, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano invitó a los presidentes de los comités estatales de los partidos políticos en Sonora, a una reunión informal en Palacio de Gobierno. El motivo era simplemente entablar una primera conversación, ponerse a las ordenes unos con los otros, y signar en la medida de lo posible, un acuerdo de colaboración entre las fuerzas político-partidistas del estado. A la reunión acudieron todos los presidentes arriba mencionados, excepto el representante del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

 

Días después, se dijo que la ausencia había sido premeditada, argumentando que nada se tenía que hablar con una gobernadora de ideología contraria a la izquierda, y que, además, la propuesta de Morena era la de ser un partido crítico, y que una reunión con ella representaría ser consecuente. Nunca se consideró la asistencia como un mero acto de cortesía política hacia la gobernadora, o uno de caballerosidad hacia la mujer que es.

 

Desde ese momento, ningún representante de Morena se ha reunido ni con la gobernadora, ni con representantes de otros partidos, salvo con los que firmó la coalición en la pasada elección.

 

Luego de los resultados de esta, Claudia Pavlovich Arellano, en su carácter de gobernadora, invitó a los 72 presidentes municipales electos, para sostener una reunión importante de trabajo con los mismos, e ir acordando, seguramente, los términos políticos en los que deberán trabajar en el próximo trienio.

 

En respuesta, el partido Morena emite un comunicado que hace circular a los medios de comunicación, informando que fueron ellos quienes convocaron a una reunión de trabajo con la gobernadora, y que la misma se debía celebrar únicamente con los 18 alcaldes electos de la coalición, y que deberían ser incluidos los diputados electos, tanto los locales como los federales, además de la formula al senado.

 

Desdeñan pues, a los alcaldes y alcaldesas electos de otras fuerzas políticas.

 

Hay que recordar que los diputados locales electos, de cada uno de los tres partidos que conforman la coalición representan también a municipios donde el PRI, PAN, MC, Panal y el desaparecido MAS ganaron la elección a las alcaldías. ¿Por qué desestimar un primer encuentro con ellos? ¿Por qué enviarles el mensaje de que los dejarán solos? ¿Por qué decirles que como diputados atenderán a sus partidos, y no las necesidades de sus municipios?

 

La descortesía política que Morena exhibió en el 2016, la imita el Partido Encuentro Social y el del Trabajo en este 2018.

 

Sin embargo, esta acción podría estar implantada, ya que no todos los alcaldes electos de esta coalición, ni todos los diputados locales buscan un ejercicio político de confrontación. Las reuniones que están desarrollando en las instalaciones de la Unison no han sido del todo complacientes con esta instrucción que les dictan desde la dirigencia de Morena, pero pese a la resistencia a ser manzanas de discordias en el periodo 2018-2021, en esta ocasión deciden ir todos juntos en un posicionamiento que se antoja más inmaduro e irresponsable que de resistencia política.

¿Entenderán, los de la coalición, que son gobernantes electos y no activistas sociales? Porque definitivamente no es lo mismo ser unos o los otros.

Morena, en su papel de primera fuerza política del estado, aplica la misma intransigencia que criticó cuando era oposición. De aquella descortesía infantil del 2016, a esta en el 2018 hay mucha diferencia. Dar el mensaje de que pasarán por encima de la representatividad del poder legislativo, y de que gobernaran solo para los 18 municipios que conquistaron en las urnas, es muy lamentable y un motivo de alta alarma.

Esta reacción revanchista justifica incluso, las reformas constitucionales que permitirán que el Estado gobierne equitativamente para los 72 municipios del estado, y los 21 distritos electorales que lo componen, ante lo que parece será una gobernanza dictada desde Morena de revanchas y cobros de facturas, pensando únicamente en el proceso electoral del 2021.

Como reza el dicho: por sus hechos los estaremos conociendo.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba