La mafia del transporte

Mensajes

Gilberto Armenta 

 

Quien mejor conoce la operación de esta mafia es Medardo Chávez Sánchez. No Jorge Luis Gerardo Moreno, actual líder de la Sociedad Integradora y Concentradora del Transporte Urbano de Hermosillo SA de CV (Sictuhsa). Medardo Chávez.

 

Cuando Sictuhsa inició operaciones, en la administración de Eduardo Bours Castelo, Medardo Chávez fue quien concentró los esfuerzos para que esa sociedad saliera a todo lujo. Roberto Ruibal Aztiazarán, parte del circulo cercano al ex gobernador, fue su principal promotor e impulsor.

 

Todos los beneficios que Sictuhsa recibió, y las favorables condiciones con las que inició operaciones fueron gracias a Roberto Ruibal, quien en esos años figuró, como arriba se dice, en Palacio de Gobierno, luego en el Congreso Local como diputado, y recientemente en el gabinete municipal de Manuel Ignacio Acosta, actual alcalde con licencia de Hermosillo.

 

Los acuerdos, las prebendas, los beneficios, los apoyos, los presupuestos y todo lo que, financiera o administrativamente se inyectó a Sictuhsa, convirtió a las concesiones del transporte en un negocio tan redituable, que hoy por hoy, Medardo Chávez es un magnate del transporte público privado.

 

Transportes Chávez, propiedad del multi mencionado Medardo, y que opera líneas de transporte de pasaje por todo el país, ostenta hoy una enorme cantidad de vehículos, de lujos algunos, y con capacidad de hasta 55 pasajeros, que son los autobuses mas grandes en su tipo.

 

¿Por qué el resto de los concesionarios, que operan sus camiones urbanos en las mismas condiciones, no tienen negocios como los de Medardo Chávez? Tendrán que explicar ellos mismos porque a uno, y solo a uno de esos concesionarios, ese “patrimonio familiar” como le llaman, si le resulta redituable y a ellos no.

 

Quizá ahí es donde radica el problema de Sictuhsa, y no en el pasaje que cobran, o en lo que ellos juran y perjuran les debe el Gobierno del Estado.

 

Todo lo anterior, solo para que usted saque sus propias conclusiones, y que sirva de contexto para entender el problema actual.

 

Arrancando septiembre de 2018, el martes 4 para ser precisos, Jorge Luis Gerardo Moreno, anuncia el paro total de camiones urbanos en Hermosillo, Guaymas, Cajeme, y Navojoa, y también Nogales. Más de 6 mil usuarios afectados solo en la capital sonorense.

 

Dicen que les es imposible seguir operando, que los ingresos que obtienen no cuadran con los egresos, que el diesel, que los sueldos, que el IMSS y que a la nana de ellos la bolsearon. ¡Mentira! Los mismos usuarios dan la razón: son voraces lobos que quieren mas dinero, aunque el servicio que prestan es de ínfima calidad.

 

El gobierno estatal actual, a través de la Dirección del Transporte, les ha entregado 640 millones en subsidios en tres años. ¡640 millones! Arrastrando el lápiz, obtenemos un ingreso anual por ese concepto de 215 millones anuales, o un poquito menos.

Bien administrados, responsablemente manejando sus finanzas, ningún concesionario debería tener problemas con sus “patrimonios”. El problema es que se lo gastan en otros menesteres, no cumplen con sus obligaciones patronales ni fiscales, dejan el sueldo de los choferes para después, no invierten en mantenimiento de sus camiones, y se muestran reacios a pagar sus deudas.

Ya es tiempo de que esa mafia deje de operar en Sonora.

Y ya Carlos Morales Buelna, titular de la dirección del transporte en Sonora, dio el primer aviso: el paro de labores no amedrenta a nadie, no habrá incrementos en la tarifa del pasaje, y ya el gobierno del estado, en consecuencia, no está dispuesto a seguir entregando mas subsidios a un transporte que no mejora, y que no se preocupa por el usuario.

A esta historia le faltan aún varios capítulos:

1.- Retirar las concesiones a quienes no las trabajan de manera ordenada.

2.- Evaluar a fondo la posibilidad de municipalizar el transporte.

3.- Que el estado tome el control de las concesiones, y que opere de manera directa el servicio de transporte.

Por lo pronto, ya se le demostró a Sictuhsa que no hace falta, y la gobernadora ha sido clara y precisa, cuando luego de la inauguración del blvd Quintero Arce les dijo a lo concesionarios que no habrá más espacios para los chantajes, ni oportunidades para los que no cumplen. Aquí lo importante, dijo ella, es el usuario.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba