Cananea, el primer polvorín laboral para AMLO

Mensajes


Antonio Navarrete anunció la toma de la mina en Cananea a partir del próximo 01 de diciembre.

Él es el líder de la sección 65 del sindicato minero que pertenece al senador Napoleón Gómez Urrutia. También es hermano del diputado local en Sonora, Carlos Navarrete, que a su vez es presidente de la comisión de minería en el Congreso local.

Los lideres sindicales de la sección 65 en Cananea, y de la 298 en Nacozari han pugnado por obtener la concesión de explotación de ambas minerales, empujados desde el exilio por Gómez Urrutia. Ahora que el líder minero despacha desde el Senado esta intención toma fuerza.

El primer paso se dio cuando el diputado Carlos Navarrete consiguió que el Congreso Local de Sonora sesionara en Cananea, desde uno de los centros de operaciones de la sección 65 en mención. El segundo paso es justamente la toma de la mina.

No se le puede llamar huelga ni paro laboral, porque los napitos de la 65 no tiene el contrato colectivo de trabajo, y tampoco son empleados de la mina. Lo que sucederá, si sucede, será un acto ilegal de invasión, despojo, o lo que la autoridad deba definir.

¿Cómo interpretar la toma de la mina anunciada por Antonio Navarrete? En dos planos:

1.- Napoleón Gómez Urrutia tiene permiso y vía libre para apoderarse de la mina, ejerciendo el fuero que le da la senaduría, y además tiene ya luz verde para iniciar con la solicitud de retiro de concesión de explotación a German Larrea, propietario de Grupo México, y obtenerla él.

2.- Andrés Manuel López Obrador ya tiene a los “empresarios fifis” dentro de su primer circulo de influencia. Germán Larrea Mota Velasco forma parte del mismo grupo que los que ahora se presumen asesores amloistas. Es probable que aquella visión de “rapaz, injusto e insensible Germán Larrea” que AMLO sentenció en Cananea antes del 01 de julio, se haya cambiado ahora por la de “visionario e imprescindible empresario minero” de México.

Si el punto 2 es el correcto, entonces Napoleón Gómez Urrutia pasó a segundo plano. No le queda más que declarar la guerra al recién entrante gobierno de Andrés Manuel López Obrador, e intentar arrebatar a Grupo México lo que siempre ha presumido le pertenece: el contrato colectivo de trabajo y la concesión de explotación de la mina en Cananea.

Y es que llama la atención que el anuncio de tomar la susodicha mina sea a partir del 01 de diciembre, y no antes de que se vaya Enrique Peña Nieto.

Como sea, el primer gran conflicto laboral para el presidente entrante se lo causa uno de los suyos, a quien sacó del exilio. Cría cuervos, dice el dicho, y te sacarán los ojos.

En cualquier escenario, los cananenses sufrirán de nuevo ante el embate sindical que se avecina.


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba