La importancia del veto

Mensajes

Gilberto Armenta 

 

La verdad siempre termina por imponerse. Y en un sistema de gobierno es pieza trascendental para hacer las cosas bien.

 

La gobernadora Claudia Pavlovich, sabedora de eso, decidió que reformar las leyes en Sonora es tema tan serio, que debe tomarse el tiempo suficiente para analizarse con asertividad.

 

Por eso su petición a la legislación actual, de que no se votase de manera apresurada la serie de iniciativas que se presentaron ante ellos, sino antes bien, se sometieran las mismas al escrutinio ciudadano.

 

La respuesta por parte de los diputados locales en funciones fue inmediata, y temas tan importantes como la municipalización del transporte público, fue pospuesta para una siguiente oportunidad. También el relacionado a la estructura para ejercer el veto de la gobernadora ante las decisiones de los diputados locales, cuando estas representen afectación para sectores de la sociedad sonorense. Hasta un nuevo aviso igualmente la urgente ley que quite el fuero a los funcionarios públicos de todos los niveles.

 

Sin duda, la decisión de la gobernadora fue acertada, y en estricto reclamo de la sociedad sonorense. Polarizar la política en estos tiempos no es aceptable, y el gobierno estatal que ella representa así lo consideró.

Ahora, lo que sigue es que los diputados actuales, aún en funciones, decidan convocar a una nueva sesión extraordinaria, y someter a votación las iniciativas de reforma que, ya analizadas a conciencia, podrían ser aprobadas o no. La otra opción es dejar que la nueva legislatura, que toma protesta el próximo mes de septiembre, sea el responsable de eso.

Si así sucede y la mayoría morenista le entra a esos temas descritos párrafos arriba, la alcaldesa electa para Hermosillo, Célida López Cárdenas, podría administrar el transporte publico en Hermosillo, con todo y el control de quitar, autorizar o negar concesiones tal y como ella lo reclama desde el inicio.

Podría darse el caso también de que el presupuesto 2019 que ejercerá el gobierno estatal el próximo año, sea redistribuido según los nuevos diputados locales decidan, con afectaciones o no a la sociedad sonorense.

Y en un esquema más social, la despenalización del aborto, la legalización de la marihuana, la instauración de los matrimonios igualitarios y la adopción de menores por parejas del mismo sexo podrían ser un hecho en Sonora. En términos generales, la próxima legislatura podrá hacer, en teoría, cuanto le plazca por los próximos tres años.

Eso es justamente lo que el veto de la gobernadora impediría.

Los resultados finales de la elección final dictan que, los diputados de la coalición Morena-PES-PT ganaron sus posiciones en el congreso de Sonora con 438 mil 458 votos en lo general. Y si usted considera que, de acuerdo con el INE, el padrón electoral en Sonora es de poco más de dos millones de sonorenses, entonces se puede entender que Sonora esta gobernado, desde el Congreso, con el aval de solo el 21 por ciento de los sonorenses.

El 79 por ciento restante votó por otro candidato o partido, o simplemente decidió no votar por nadie. Ese importante sector de la sociedad es al que la gobernadora Claudia Pavlovich intenta proteger de las malas decisiones que se puedan tomar o aprobar desde el congreso local con el veto al que Morena se opuso. El 21 por ciento mencionado, y según ellos mismos dicen, aprobarían todo lo que sus diputados hagan.

Pero no todo está perdido, porque la nueva legislatura podría quedar integrada por bancadas de la siguiente manera:

PARTIDO

MORENA

PES

PT

PRI

PANAL

PVE

PAN

DIPUTADOS

10

6

4

0

1

0

0

PLURINOMINALES

(Estimaciones)

2

0

1

4

0

1

4

TOTAL

12

6

5

4

1

1

4

De los anteriores datos, toda una serie de especulaciones es posible. Con doce diputados en su bancada, Morena no tiene mayoría simple (17 votos) ni calificada (22 votos). Ocupa al menos del PES o del PT o de ambos para eso, y poder votar así lo que quieran a como quieran hacerlo. Para mayoría calificada ocupa forzosamente de ambos partidos, y según se entiende, esta aplanadora no está aun bien aceitada, y podría no estarlo de manera definitiva. El resto de las especulaciones quedan a su criterio.

Así que, según se entiende, el veto de la gobernadora a sus intenciones es lo que menos debería preocupar a Morena.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba