El dedo en el renglón

Mensajes

Gilberto Armenta


Tal vez me hago ilusiones respecto de mis empresas, pero si éstas no me sacan avante, entonces es que no hay negocios posibles. José Asunción Silva

 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha dictado un ultimátum contra la Sociedad Integradora del Transporte Urbano de Hermosillo (Sictuhsa), ante el adeudo millonario que la empresa presenta ante la institución. Estamos hablando de más de 103 millones de pesos de deuda por conceptos de cuotas obrero-patronales, retiro, y pensiones por cesantía y vejez.

 

Además, Sictuhsa arrastra deudas ante el Infonavit, proveedores, sueldos y prestaciones, caja de ahorro, y automotrices, entre otros.

 

Por si fuera poco, ya entendieron que tienen al usuario en contra, y que no habrá contemplaciones por parte de la Dirección del Transporte de Sonora, que sigue adelante con los recursos legales y jurídicos para la cancelación de arrendamientos, y la rescisión de concesiones.

 

Se esta actuando pues, bajo el único esquema operativo que puede resolver el conflicto del transporte urbano en Sonora: sacar a Sictuhsa fuera y operarlo desde el mismo gobierno estatal.

 

Por eso la gobernadora Claudia Pavlovich ha sido incisiva en el tema: no se quita el dedo del renglón. Y la única prosa en este es recuperar todas y cada una de las concesiones en poder de Sictuhsa. Todas y cada una de ellas.

 

A estas alturas, ya todos los recursos de solución han sido agotados. A lo largo de 15 años, las mesas de dialogo, los créditos, los subsidios, y los presupuestos especiales han sido ya ejecutados. La opinión de usuarios, choferes, concesionarios, funcionarios de los tres niveles de gobierno ha sido escrita, subrayada y sobre escritas decenas de ocasiones. Esquemas de rutas, estudios, promesas y la luna y las estrellas han sido colocadas sobre la mesa. Nada ha funcionado.

 

¿Foros para estudiar y resolver el conflicto? ¡Por Dios! Eso se agotó hace años, y hoy por hoy, ya no hay tiempo ni espacio para eso. ¿Consultar al usuario? ¡Otra vez consultar al usuario! Lo único que demanda es tarifa baja que no afecte su bolsillo, recorridos más rápidos y menor tiempo de espera en las paradas. Nada mas.

 

La única solución viable es retirarle las concesiones a Sictuhsa. Punto.

 

Y mire usted que curioso, los municipios afectados por el pésimo manejo de la empresa Sictuhsa serán administrados por el partido político Morena. Hermosillo, Guaymas, Cajeme y Navojoa, incluyendo en menor medida a Nogales, tuvieron la oportunidad de administrar su transporte público, pero el plan de municipalización que el Gobierno del Estado intentó implementar fue rechazado por los alcaldes electos de estos municipios.

 

Querían administrar el transporte en sí, pero también las concesiones, cuando estás solo le corresponden al estado concederlas y supervisarlas.

 

Siendo un tema tan sensible como lo es, el transporte público debe ser operado por quien entienda la importancia de este. No es solo cuestión de tener la voluntad para hacerlo, y si ya los municipios rechazaron la opción de la municipalización, pues, su tiempo se terminó.

 

Sictuhsa no supo entender que el gobierno estatal era el único que podía rescatarlo, mostrando solo el mínimo de voluntad para hacerlo, y desaprovechó la oportunidad.

 

Los que si no lo hicieron, fueron el Staus, Steus, Sueisssteson, Sittitson, Sutues, Sitcecytes, Sutitestca, Sutspes, así como de los sindicatos del Ayuntamiento de Hermosillo, Colegio de Bachilleres e Icatson, cuyos lideres entendieron el esfuerzo de la secretaria de gobierno, a cargo de Miguel Ernesto Pompa Corella, y del director general del Isssteson, Pedro Ángel Contreras López, por darles el abastecimiento en medicamentos en las clínicas y hospitales que estaban reclamando como gremios laborales.

 

El cumplimiento de mas del 90 por ciento en abasto y surtido de recetas, llevó a todos los lideres sindicales a reconocer el logro, y comprometer acuerdos para seguir trabajando en conjunto, en beneficio de miles de burócratas afiliados a ese organismo de salud.

 

Así, la paciencia que los trabajadores extendieron para darle la oportunidad al gobierno estatal de responder, y la dedicación de este por conseguirlo, además de garantizar que este logro sea permanente, rinde los frutos que toda organización laboral busca: beneficiar a sus representados.

 

Mientras los sindicatos arriba mencionados llevan buenas cuentas a los suyos, Sictuhsa no siente lo duro, sino lo tupido. El dedo en el renglón es duro.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba