Crónica Legislativa Austeridad Republicana

Gilberto Armenta 

Congreso del estado de Sonora

 

Un dia antes de la sesión ordinaria del dia 20 de septiembre en el Congreso de Sonora, la agenda legislativa incluía un punto, el seis, que decía, palabras más palabras menos, que en el congreso habría despidos laborales. Pero luego, ya el dia de la sesión, ese punto desapareció de la orden del dia.

 

Y así iniciaron las hostilidades en el segundo dia de la legislatura que muchos insisten, erróneamente, en seguirla llamando como coalición. La coalición ya no existe, esa fue meramente electoral, hoy por hoy, Morena, el PT y el PES tienen sus propias bancadas.

 

Asistieron todos, puntuales, acomedidos, pero a algunos les falló un detalle simple, pero importante para muchos: la vestimenta. Luis Armando Colosio, Martin Matrecitos, y Miguel Ángel Chaira se presentaron em mangas de camisa, sin corbata, e incluso en mezclilla uno de ellos. Jesús Alonso Montes y Orlando Salido con traje, pero sin corbata. Todos incumplieron el reglamento que les dicta deben vestir formal y con corbata, por lo menos en el Salón de Plenos. Ellas, las mujeres, impecables.

 

Le tocó el primer turno en tribuna a Rosa Isela Martínez, del PRI y cetemista de corazón. Habló de un tema sensible para los trabajadores: la eliminación del Impuesto Sobre la Renta (ISR), una carga fiscal que agobia a los que trabajan hasta en aguinaldos, primas vacacionales y bonos de toda naturaleza. Recibió aplausos y porras, vivas y vítores - ¡Bravo Rosy! – le gritaron desde las butacas atestadas de sus camaradas sindicalistas, mientras Javier Villarreal, líder de la CTM sonorense, seguía su discurso con atención y sonrisa en la comisura de sus labios.

 

Los de Morena se observaron nerviosos, incomodos, molestos. Cómo era posible que una diputada del odiado PRI, ¿les ganara en un tema de tanto “pounch” con el pueblo? ¿Cómo era posible? De reojo, Martin Matrecitos y Ernestina Castro, morenistas los dos, intercambiaban miradas.
Le tocó a Fermín Trujillo, coordinador de la bancada del Panal, maestro solo de afición y político de vocación, atraer el viejo e inútil vicio de – me sumó a la iniciativa, los maestros que yo representó sufren los embates fiscales, ¡que acabe ya ese abuso! – dijo.

Martin Matrecitos vio terreno fértil y pidió la voz en varias ocasiones, desesperado, hasta que la maestra Mancha, presidente de la mesa directiva, lo notó desde su lugar y le abrió el micrófono.

 

-          Que bueno que el PRI y el Panal se ponen del lado de los trabajadores, nos congratulamos de que lo hagan – dijo con ironía mientras su compañera a su izquierda sonreía con sorna.

-          ¡Te falta información, ponte a leer! - Le gritaron los cetemistas desde las butacas.

-          ¿Hasta ahora te das cuenta de los que hacemos por los trabajadores? – Le cuestionaron de nuevo las mismas hordas sindicales.

Ya no hubo respuesta de Matrecitos. Nervioso, sorprendido por los gritos, indefenso, dio sorbos apresurados a su botellita de agua y se recargó hasta donde pudo en su curul. Pero en el aire quedó la advertencia: antes de ser atacado, el diputado morenista dijo que los temas laborales solo los verían ellos. ¿Sentencia anticipada para la hora de las votaciones? Ya lo veremos en el futuro. Importante subrayar que, pese a la importancia del tema, que representa la bandera social de Morena pero que fue ondeada por el PRI, ni uno solo de los diputados de la izquierda dijo esta boca es mía. Mutis total.

Luego se registro la primer pifia de la maestra Mancha, cuando da por cerrada la participación de la diputada Rosy Martínez, sin indicar que su iniciativa era recibida, y luego turnada a comisiones. Los jurídicos, pendientes como siempre de las sesiones, la reconvinieron y ella, la maestra, corrigió el imperceptible error, y le dio el cauce correcto.

Luego subió al estrado Eduardo Urbina, del PAN, con una iniciativa que ya habían acariciado en los días previos: un proyecto de decreto para crear El Fondo de Contingencia Financiera Municipal. Sin entrar muchos en detalles, sepa usted que este fondo estaría integrado por 100 millones de pesos que le recortarían al Congreso, 50 más al Instituto estatal Electoral, y 50 más al gobierno estatal, para sumar 200 MDP. Y Martín Matrecitos le reconvino de donde, específicamente de donde, sacarían los 200 millones de peso – de cualquier rubro – le respondió de inmediato el panista. Mientras ambos entablaban ese debate, Javier Villarreal se retiro del congreso con sus cetemistas amigos, y la bancada del PRI lo despide a la distancia abanicando la mano.

Y luego el diputado petista Filemón Ortega tiene un destello de genialidad – la cuestión no es la falta de recursos, sino el desvío de estos – les reconviene a los presentes, y varias cabezas asintieron el dicho. Pero si el de Huatabampo fue atinado, María Dolores del Rio pecó de obvia cuando dijo que no existe un correcto seguimiento de la fiscalización de los recursos municipales, y que la propuesta del diputado Urbina deberá ser discutida en comisiones. – no se puede ni se debe premiar a los malos gobiernos – y solo faltó que le guiñara el ojo a los de Morena. ¿será que pronto saldrá del clóset, y se declarará morenista? ¡Vamos a ver!

El cajemense y diputado de Morena, Héctor Raúl Castelo, le entró al quite y le dijo a Urbina, del PAN, que no se podía hablar en las sesiones de lo obvio, ni dar soluciones superfluas. Entonces Urbina se fajó y le respondió – nosotros estamos ofreciendo soluciones, somos los únicos que lo estamos haciendo, no vengamos solo a criticar ni a oponernos, vayamos juntos, Morena y PAN, es muy fácil diputado (Castelo), solo hay que subirse ahí (le señalo la tribuna con el puño) -. El “pollo” Castelo reconoció el reto y lo tomó como propio.

Después le dijo a quien escribe que no se trata de pelearse por la tribuna para hacer planteamientos o para ofrecer iniciativas – nosotros estamos trabajando en nuestra austeridad republicana, y la presentaremos en su momento – sentencio.

En ese mismo tema, el diputado de Guaymas, Rodolfo Lizarraga, fue más acucioso y trajo a la memoria datos sobre lo que él llamó “deuda histórica” en ese puerto. Fíjese usted que los guaymenses deberán pagar poco más de 3 millones de pesos mensuales ¡hasta el 2033! Y responsabilizo a los ex alcaldes Cesar Lizarraga y Otto Claussen. Luego, parsimonioso como está demostrando ser, dijo que el PT ´presentara muy pronto un plan completo de austeridad que va de la mano con el que viene proponiendo Andrés Manuel López Obrador desde la federación.

Pero lo fuerte estaba por venir, los ánimos ya estaban calientitos para entonces y Martin Matrecitos, hablando en nombre de la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, la famosa Cricp por sus siglas, presentó la iniciativa para conformar la Comisión de Administración, que sepa usted será la que apruebe las más importantes propuestas legislativas que se hagan en las futuras sesiones. Dijo Matrecitos que esta primera comisión estará integrada por el cananense Carlos Navarrete, que antes era del PT, partido al que le dio la espalda para irse a Morena, y partido al que abandona (con negociación en mano), para integrarse a la bancada del PES, liderada por el sanluisino Montes Piña. La jugada fue magistral. La presidencia de esta importante comisión debe corresponderle al partido con el segundo mayor numero de integrantes, y ese partido es justamente el PES, gracias a los dos morenistas (Carlos Navarrete y Yumiko Palomares) que se cambiaron de bando, o que los cambiaron, mejor dicho. Así, Morena, detrás del PES, tendrá el control por los próximos seis meses de la Comisión de Administración, después y por seis meses cada uno ira el PT, Morena, PAN, PRI y Panal.

Luego la maestra Mancha se equivoca de nuevo. No somete la iniciativa a discusión, ni en lo general ni en lo particular, y deja que unos y otros hablen. Tampoco indica que hará con ella, y de nievo el área jurídica la auxilia. Finalmente la somete a votación para su inmediata aprobación, ¡pero ya con Martin Matrecitos parado de nuevo en la tribuna! Quien disfrutó el momento a plenitud fue Carlos Navarrete, el “Charlie” como le conocen sus amigos de la ex minera sección 65 de Cananea, propiedad de Napoleón Gómez Urrutia, porque mientras Matrecitos leía la propuesta frente a las curules, él, desde la suya, pronunciaba párrafo a párrafo la misma, como reforzando desde la distancia lo que su homologo leía desde tribuna. Lo rescatable de todo es que ya está integrada la Comisión de Administración en el Congreso de Sonora.

Pero, al mismo tiempo que el café, las galletas y la fruta era repartida por las edecanes entre los diputados, la manzana de la discordia estaba por servirse. Martin Matrecitos ya estaba en tribuna, con una participación fuera del orden del dia, pero avalado por la maestra Mancha, quien le dio la oportunidad pese a ese detalle. La encomienda para él era dictar la decisión de la Cricp, con relación a re estructurar la planta laboral del Congreso del estado, como una urgente necesidad. La propuesta se escudaba detrás de la austeridad republicana, ya tan multi citada para entonces.

La maestra Mancha, ya con dos correcciones sobre su espalda, esta vez no se equivocó y sometió a discusión el tema. Rogelio Diaz Brown, coordinador de la bancada del PRI, reclamó que la propuesta no había sido sometida previamente en la Cricp, y les recordó, a Ernestina Castro y Martin Matrecitos, que la Ley Orgánica del Congreso al que pertenecen, indica los procedimientos en los que cada propuesta o decisión de esta comisión debe resolverse.
Castro y Matrecitos intercambiaron opiniones, risas de satisfacción, y ella le responde que la formalidad en la propuesta era evidente, que los actuales puestos directivos del congreso les estaban negando la información a ellos, y conminó al priista a reservar la información que en la Cricp se acuerda, y no filtrarla a nadie. Finalmente decidieron que lo inevitable sucedería: el terreno estaba ya listo para la remoción de personal del Congreso del Estado.

La sesión culminó así. Los primeros encontronazos ya se dieron. El debate ya se posiciono entre las curules. Los temas álgidos ya están en el orden del dia. Ernestina Castro, Martin Matrecitos y Héctor Castelo son los únicos diputados de Morena con debate en estas dos primeras sesiones. Rodolfo Lizarraga y Filemón Ortega por el PT, María Dolores del Rio por MC y Eduardo Urbina por el PAN. Rogelio Diaz Brown y Fermín Trujillo por el PRI y Panal. El resto, solo calentando curules.

Ahhhh, Ernestina Castro dio, al final, importante entrevista a los medios de comunicación, anunciado la salida de varios empleados del Congreso, que dijo ella, usurpan funciones y que podrían llegar a ser retirados con la fuerza pública. Pero eso, será el tema de columna.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba