La carreta verde que todos jalan

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

En política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno. Konrad Adenauer

 

Rosa Isela Velázquez es una joven emprendedora, residente en Hermosillo y propietaria de un negocio de comida llamado así, la carreta verde. Una de sus sucursales ha sido el blanco de los ladrones, quienes según ella misma dice, tienen establecido ya un recorrido en los linderos de su negocio, evidenciable porque este ha sufrido cuatro intentos de robo en menos de un mes.

 

Esa es la situación que viven decenas de hermosillenses, entre emprendedores como ella, y otros que son ciudadanos más comunes que corrientes. Y este tema no es exclusivo de la actual administración, ni lo fue de la anterior, ni de la que administró Hermosillo antes que esta. Es tan común en la ciudad capital, que peligrosamente se considera que forma parte habitual de la problemática social y de seguridad en la ciudad.

 

Asi, mientras el comisario de seguridad Luis Alberto Campa Lastra dedica su tiempo a limpiar camellones para salir en la foto, los ladrones operan a sus anchas, según la versión que todos en Hermosillo conocen.

 

El caso de la carreta verde es peculiar. Los amantes de lo ajeno afectaron a una joven mujer que ha puesto el dedo en varias llagas. Primero, se mostró valiente ante los abusos de quienes viven mal, y de la ineficacia e inoperatividad de quienes deberían vigilarlos, y los denunció a todos en una transmisión en vivo desde su cuenta de Facebook. Segundo, deja claro que, ante la impunidad y la complicidad entre policías y ladrones, no hay medida preventiva que valga, ni tecnológica como un sistema de videovigilancia, ni humana como un cuerpo de guardias de seguridad. Tercero, hace un llamado a no dejarse, a no claudicar en la denuncia, a no abandonar la fuente de empleos, aunque los roben a diario, y a mantenerse activos ante la delincuencia. Y cuarto y último, está ejerciendo un poder de convocatoria que le causara varios dolores de cabeza a Campa Lastra y a la presidente Célida teresa López Cárdenas.
Por lo pronto, Rosa Isela Velásquez, afectada por la inseguridad, ya evidenció una profunda insensibilidad por parte de la alcaldesa hermosillense, a quien ella, Rosa Isela, invitó a entablar un diálogo para juntas buscar soluciones a los robos en sus negocios. Y Célida Teresa ya no deberá reunirse solo con ella, sino con quince emprendedores que se acercaron a la convocante, más los que sumen en los próximos días. Necesario decir que, al momento de redactar estas líneas, Rosa Isela aún seguía esperando la llamada de la presidente municipal.

 

Esta situación también fue el talón de Aquiles para el exalcalde Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, quien en tres años debió nombrar a tres comisarios distintos, sin que ninguno pudiese controlar, en términos de perfección, la problemática de inseguridad en Hermosillo. Pero en ese tiempo, varios de los que hoy ocupan puestos en la administración de la presidente municipal - y aún ella misma – se desgarraron vestiduras demandando seguridad, exigiendo solución a los robos, y exigiendo la protección del patrimonio del hermosillense de bien. Hoy, ante Rosa Isela Velásquez, no les queda más que extender los brazos sobre sus costados, y ofrecer todo el apoyo necesario.

 

La carreta verde de Rosa Isela es la misma carreta que todas las familias de Hermosillo han jalado también. Todas las familias, sin excepción, han sido víctimas de la delincuencia de una forma u otra. Todos en Hermosillo tienen una historia que contar sobre su propia carreta verde.

 

Por eso, y pensando intrínsicamente en la seguridad, la gobernadora Claudia Pavlovich; el secretario de gobierno Miguel Ernesto Pompa; y la jefa de la oficina de la mandataria, Natalia Rivera, establecieron la forma en la que habrán de regularse los presupuestos que Sonora ocupara en el 2019, incluyendo los que vayan destinados a seguridad, y a los programas de prevención del delito.
Incluidos también todos aquellos proyectos ciudadanos que ocupen del apoyo del gobierno de los tres niveles, y que van destinados a persuadir al sonorense a ocuparse en actividades licitas, y dejar las ilícitas de lado.

 

La carreta verde de Rosa Isela también está del lado del gobierno, y eso, afortunadamente, se entiende por los actores políticos que, sin importar la ideología política, ni la militancia partidista, han decidido sentar las bases para una mejor gobernanza.

 

En días pasados, el gobierno estatal, los diputados federales y locales por Sonora, y muchos alcaldes del mismo estado se reunieron para conformar el Comité Técnico para la elaboración del documento conjunto rumbo a la generación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019. Dicho en cristiano: están trabajando para determinar cuanto dinero debe la federación enviar a Sonora, y en que debe ser utilizado.

 

Eso es bueno, porque se está avanzando en el dialogo, en el consenso y en la responsabilidad en la que todos los que gobiernan tienen diferente parte.

 

La carreta verde, en Sonora, se está armando con un buen yugo, una mejor yunta, una eficiente pértiga, y un mejor timón para erradicar la violencia en Sonora, amén de todo lo que demás que desee usted agregar a las necesidades estatales. ¡Aplausos por eso!

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba