La fiscalía en juego

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

La democracia tiene por lo menos un mérito, y es que un miembro del parlamento no puede ser más incompetente que aquellos que le han votado. Albert Hubbard

 

Los tres aspirantes a la titularidad de la Fiscalía General del Estado de Sonora entró en su etapa final. La comparecencia ante la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales esta finiquitada. Los diputados de todas las bancadas conocen los perfiles, escucharon de viva voz la propuesta de trabajo, y el sonorense que se interesó en el tema pudo conocer y escuchar a los aspirantes.

 

Por orden de aparición en las entrevistas, Jesús Gabino Cabanillas Herrera mostró un profundo conocimiento del procedimiento en la procuración de la justicia, de las necesidades actuales de la fiscalía, y del estado de indefensión en el que se llega a encontrar la víctima cuando acude ante los ministerios públicos buscando justicia.
Claudia Indira Contreras Córdova se mostró firme en sus posicionamientos, y puso sobre la mesa que su trayectoria es la de una vicefiscal de carrera y no la de una de conveniencia o continuidad.
Rafael Ramírez Leyva hizo entender que la fiscalía merece un intenso proceso de capacitación, tanto a los ministerios públicos como a los elementos policiacos que deban lidiar con el informe policial homologado.

 

Los tres, en conjunto, evidenciaron la preocupante ignorancia de los diputados locales que conforman la comisión que los entrevistó sobre los temas de la fiscalía, y el arraigado intento de sus asesores por solo cobrarle facturas al gobierno estatal.

 

Algunos cuestionamientos de los diputados fueron válidos, apegados a la necesidad por conocer la opinión de los aspirantes sobre temas relacionados a la procuración de justicia, y como ejemplo varios botones: procedimientos para darle a la mujer garantías en caso de denunciar violencia en su contra, estructura para procurar justicia a los menores de edad, administración del recurso público destinado a la fiscalía, forma en la que se buscara que los ministerios públicos sean eficientes y otras francamente excelentes por su fondo.
Pero hubo otras tantas, las más según se pudo escuchar en la comparecencia, resultaron ser pobremente estructuradas: como preparar a la policía en la prevención  del delito, si presentaran denuncias por los supuestos desvíos de recursos, como comprobaran no tener relación amistosa o comprometida con el gobierno estatal, y otras tantas que, ante la simpleza de los párrafos, resultaron irrisorias incluso para quienes se encontraban como oyentes durante la entrevista.
Unos cuestionamientos más, escondidos entre los que arriba se dictan, mostraron el verdadero rostro del partido Morena particularmente, que en el contenido de la pregunta misma, buscaron exhibir lo que para ellos es una falla en la impartición de justicia por parte del gobierno estatal. No les interesaba conocer el perfil del aspirante frente a ellos, buscaron mostrar que la gobernadora, que el anterior fiscal y secretario de seguridad, que los vicefiscales anticorrupción y de delitos electorales, y que la estructura de seguridad en general debe ser removida por - según el trasfondo del cuestionamiento – ineficiente.

 

Los tres aspirantes le dieron palo a esa intención. Los tres marcaron una línea frente a ellos que, ante la experiencia y conocimiento de la ley que los regirá como fiscales (una vez nombrado uno de ellos), les mostraron que su función no será la de crear leyes a modo, porque eso le corresponde a los diputados; tampoco descalificar el ejercicio del gobierno estatal o municipal en la procuración de la justicia, porque eso le corresponde al poder ejecutivo y legislativo; tampoco podrán ejecutar acciones mágicas para corregir vicios en la fiscalía, porque eso dependerá del presupuesto que los mismos diputados decidan aprobar; y que la misma Ley Orgánica para la Fiscalía General del estado de Sonora (la ley 180) los faculta a ellos para ciertas tomas de decisiones, sin que tengan que seguir instrucciones de nadie, o sin que tengan que pedir autorización a otros poderes.

 

Así, mientras mas hablaban los aspirantes, los diputados y sus asesores se reservaban los derechos a réplica, y las miradas reclamantes entre ellos eran evidentes. Fue lamentable entender que, estos asesores legislativos, formularon y redactaron preguntas basados en la víscera y no en el razonamiento, y que su propio ego no les permitió entender que no solo bastaba la instrucción a preguntar tal o cual cosa, sino preparar bien a sus diputados para enfrentar un debate inteligente.

 

Lo que sigue es lo más sencillo ahora: los diputados deberán elegir entre uno de los tres aspirantes este jueves 15 de noviembre. Los argumentos de rechazo, condicionamiento, o de descalificación ya no son válidos. Los tres aspirantes mostraron un amplio conocimiento de la responsabilidad que enfrentarían en caso de ser elegidos, y los diputados exhibieron todo lo contrario. No hay nada más que hacer para ellos, que consensar y emitir los 22 votos necesarios para cerrar este capitulo sobre la seguridad en Sonora.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba