Sonora ya tiene fiscal

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

Gobernar no consiste en solucionar problemas, sino en hacer callar a los que los provocan.

Giulio Andreotti

 

La votación en el Congreso del estado de Sonora que favoreció a la aspirante a la fiscalía general, Claudia Indira Contreras Córdova tiene varios análisis. Ella ya es la titular de la Fiscalía General en ese estado, y detrás de ella queda todo un proceso político caracterizado por la concertación, el diálogo, y el entendimiento en los poderes legislativo y ejecutivo.

 

Por el lado del estado, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano no tuvo dificultad para seleccionar una terna - de entre 36 aspirantes de una lista general – que cumplió con todos los requisitos. El trabajo, en ese sentido, del secretario de gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, como coadyuvante de la mandataria estatal, fue preciso. No se generó fricción entre el gobierno estatal, los diputados y el comité ciudadano que cabildearon la lista; la generación de la terna no generó suspicacias ni enconos, la comparecencia de los aspirantes ante la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales se desarrolló sin efectos adversos, y en general, los días que comprendieron el proceso - desde que salió la convocatoria hasta la toma de protesta - se vivieron con su respectiva dosis de crítica y “grilla” política, pero institucionales y tranquilos a final de cuentas.
Ese ambiente, en medio de la euforia que aun persiste por los resultados electorales del pasado 01 de julio, son genuina y pura política de mano izquierda y oficio de altura. La secretaria de Gobierno, la comisión legislativa y la presidencia del Congreso que preside el diputado sanluisino Jesus Alonzo Montes Piña, y los partidos políticos que integran el congreso estatal son los responsables de esta final decisión: Sonora ya tiene fiscal.

 

Y hablando de partidos, lo que sucede en Morena es otro de los análisis que se mencionan en el primer párrafo. La mayoría que como bancada representan fue minoriteada y superada por el resto de los partidos que presumen la mitad o menos de diputados.
Griselda Lorena Soto Almada, del distrito XIX de Navojoa; Rosa María Mancha Ornelas, del distrito XIV por Empalme; y Luis Armando Colosio Muñoz, del distrito IV por Nogales, fueron los tres morenistas que permitieron que lo votación alcanzará los 23 votos, suficientes y sobrados para que Claudia Indira celebrara su designación  como fiscal desde el lugar donde seguía la sesión parlamentaria.
Observar al resto de la bancada de Morena hundidos en sus curules, con el rostro adusto, con la sorpresa y el enojo reflejados en el rostro, con un cien de preguntas que se lanzaban entre ellos con las miradas por encima de sus micrófonos, fue realmente impresionante. ¿Cómo puede una mayoría, perder una votación como esta? Muy sencillo: luego de dos meses de pifias originadas por el cuerpo de asesores que conservan en esa bancada, y de equivocados argumentos impuestos por fuerzas externas a ellos, los diputados de la “cuarta transformación” ya empiezan a buscar su propio criterio, e inician su camino como diputados de Morena, si, pero ya no de intereses ajenos y personales, sino del lado de la real propuesta de gobierno incluyente de Andrés Manuel Lopez Obrador.

 

Rosa María Mancha Ornelas, presidente del Congreso durante septiembre y octubre y una de las trece morenistas, abandonó la sala de plenos con el tintineo de la campana, y se enclaustró en su oficina del segundo piso, acompañada de Martin Matrecitos Flores. Los dos analizaron lo que recién había sucedió, y la maestra Mancha fue contunden en su argumento: no se puede detener el bienestar de los sonorenses que urgen de una garantía en la procuración de la justicia. Martin Matrecitos sentenció que la recién nombrada fiscal merecía y tenía su voto de confianza, pero que seguirá de cerca su desempeño.
Ernestina Castro Valenzuela, la coordinadora de Morena también se encerró en su oficina, pero nadie la acompaño. A la distancia, molesta y confundida, miraba las puertas de los tres diputados que habían decidido votar a favor de la fiscal ya multi mencionada arriba.

 

Con este resultado, no se trata de seguir argumentando una fractura al interior de la bancada de Morena, sino de una reestructura en el trabajo legislativo que deben desarrollar. No se puede hablar en una traición de los tres diputados arriba nombrados, sino de un acto de conciencia cívica que los lleva a entender de distinta forma el voto que los favoreció, y no se puede hablar tampoco de un debilitamiento, sino de una congruencia con lo que a nivel federal se viene dictando.

 

Sorprende, sobre manera, que Diana Platt Salazar, María Alicia Gaytán Sánchez y Miroslava Luján Lopez se hayan dejado llevar por la ola de encono y descalificación que caracterizan al resto de sus compañeros, pero sin duda, su voto en contra de los tres aspirantes no fue bajo su propia conciencia, sino impuesto por esos factores externos que aún dominan al resto de diputados morenistas.

 

Viene ahora otro tiempo de prueba con el presupuesto, y con esto, la oportunidad no solo para Platt, Gaytán y Luján, sino para el resto de los diputados de Morena de darse la oportunidad de rendir desempeño real y validado a favor de los distritos que representan y que tanto defienden.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba