Subió a 100 MDD el adeudo de Napito a mineros… ya pinta más

El Mensajero

Noviembre de 2018


ARCHIVO CONFIDENCIAL

ARMANDO VÁSQUEZ A.

 

NAPOLEÓN GÓMEZ URRUTIA, el senador por obra y gracia de AMLO, está fomentando un conflicto en Cananea apoyando a los eternos liderazgos de dos personajes plenamente conocidos: Sergio Tolano Lizárraga y Jesús Verdugo Quijada. No olvide estos nombres.

Ellos manejaban la extinta sección 65 del sindicato minero encabezado por Napito. Regresan por sus fueros en un intento desestabilizador y a la búsqueda de lograr que renazca dicho sindicato y con miras a desterrar a la CTM a nivel nacional. Cananea es solamente un punto de referencia en el caso de Sonora.

La Central de Trabajadores de México, que maneja el sindicato en esa gélida población de la empresa Grupo México, definió su posición haciendo un llamado a la tranquilidad y a no dejarse llevar por la virulencia de dichos liderazgos.

Incluso hace ver que desde mayo cuentan con un laudo a favor en el cual el senador Gómez Urrutia debe regresarles a cientos de trabajadores poco más de 54 millones de dólares, en un tema muy mascado y por lo cual obtuvo doce ordenes de aprehensión, situación legal que lo mantuvo en huyendo en Canadá.

Actualmente y gracias a la operatividad de la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el senador no cuenta con ninguna de esas órdenes de aprehensión, de hecho, penalmente ya la libró, hasta donde tengo entendido.

Pero en el rubro laboral no. Napoleón debe regresar a los mineros sindicalizados ese dinero que según los intereses manejados asciende a poco más de cien millones de dólares que son el monto para distribuir entre dichos trabajadores. https://bit.ly/2BoW3yT

Entonces, esta revoltura del agua, por lo visto tiene dos propósitos claros. El principal es que no quiere Napoleón pagar ese dinero y está a la espera de ser cobijado legalmente por la autoridad federal laboral, de allí su búsqueda de poder a través de la titularidad del Congreso Internacional de Trabajo.

Y por el otro, la lucha constante para destruir a la CTM que, por supuesto no está mocha, ni caída y mucho menos tranquila.

Esta estrategia de desestabilización gubernamental no es nueva. La vimos con Manlio Fabio Beltrones, Armando López Nogales y Eduardo Bours en cuyos inicios de sus sexenios convertir la problemática de Cananea en un polvorín, era una constante. Tan es así que en una ocasión tuvo que entrar el Ejército a poner orden.

Luego con Guillermo Padrés la situación no brincó tanto pues los liderazgos se le entregaron durante su campaña. Y en el caso de Claudia Pavlovich, también se han vivido momentos de tranquilidad debido a los buenos oficios de Miguel Pompa, hoy secretario de Gobierno, pero que en aquellos ayeres –desde 2010--, supo manejar la problemática como diputado federal y como presidente de la Comisión Especial para la Problemática Minera en el País. https://bit.ly/2Q5VIt9

Supo pues, conducir los esfuerzos y corajes de los mineros por las vías legales adecuadas. Conoce a la perfección el tema.

El hecho es que este “renacimiento” del conflicto que conlleva a querer tomar las instalaciones de Grupo México el primero de diciembre, suena más a presunción que a realidad debido sobre todo a que han querido conformar un nutrido grupo de trabajadores de apoyo a sus intenciones, pero no les hacen caso. De allí que tuvieran que venir los líderes a Hermosillo, al Congreso del Estado, para llamar la atención de los medios de comunicación y tratar de acarrear la mayor parte de agua a su molino.

Conociendo como se manejan tanto Tolano como Verdugo, lo más seguro es que piensen en realizar acciones cercanas a la guerra de guerrillas, el manual rojo muy conocido pues, de tal forma que buscarán, casi lo veo, llamar la atención a nivel nacional y para ello preparan acciones virulentas como toma de la carretera que atraviesa Cananea y por supuesto, enfrentamientos directos contra la minera con miras a que haya un muertito pues recuerde que las instalaciones de la empresa están custodiadas por guardias de seguridad armados. Cruz, cruz, pues lo que menos necesita Sonora es violencia laboral.

Hay un excelente trabajo de análisis sobre la problemática de la minera titulado “La interminable huelga de los mineros mexicanos de Cananea: ¿El final de un régimen laboral?”, escrito por Juan Luis Sariego en el cual se menciona la causa por la cual, en el 2012, los líderes mineros apoyaron a AMLO y que hoy aplica a las nuevas circunstancias.

Hace seis años, estos líderes dijeron: “Andrés Manuel López Obrador, [candidato de la izquierda] cuando vino a Cananea nos hizo la promesa de que, si se convertía en presidente, al día siguiente iba a regresar para resolver el conflicto”. https://journals.openedition.org/alhim/4789

Y ahora están buscando el cumplimiento de esa promesa añeja dicha supuestamente por el hoy presidente electo. Y se están aferrando a ello como piedra angular para causar el mayor relajo posible y sobre todo, buscar la titularidad del sindicato cetemista (sección 8) pero por la vía virulenta, no por las demarcaciones legales correspondientes que es el juicio de titularidad del contrato colectivo de trabajo.

Lo que me llama la atención y que no cuadra en la lógica natural es la participación del diputado local por Cananea VII Distrito, Carlos “Charly” Navarrete Aguirre, quien ha dicho una y otra vez que cualquier problemática debe resolverse por la vía legal y su hermano, Antonio quien se convirtió en vocero de este intento de conflicto, señala en las radio que el día primero de diciembre tomarán las instalaciones de la empresa.

Debe haber un problema familiar muy grande para que los hermanos tomen posiciones tan disímbolas, es lo único que se me ocurre pensar. Y desgraciadamente los pleitos entre carnales alejan la armonía en la familia, pero este es otro tema que ya veremos cómo evoluciona.

Por lo pronto los líderes rijosos lograron su objetivo de llamar la atención. A ver cuánto les dura el vuelo.


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba