Desapareció Sictuhsa, pero se quedó el sindicato de choferes

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

La movilidad es un derecho social fundamental como la educación y la salud

Lucho Gutiérrez

Director de la Asociación Latinoamericana de Transporte Sustentable

 

La sociedad que albergaba a los concesionarios del transporte público en Hermosillo, conocida como Sictuhsa, no existe más, aunque dicen que estos son ahora representados por el Sindicato de Operadores del Transporte Público en Hermosillo, conocido como el sindicato de choferes, y afiliado a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Sonora. Al sindicato lo dirige Apolinar Aguilar, y a la CTM en Sonora Javier Villarreal y en Hermosillo Héctor Robles.

 

Las empresas que ahora están al frente del transporte público son Movilidad Integral y Administración Corporativa de Hermosillo, y se identifican como Movilidad del Transporte de Hermosillo, con Jorge Coxtinica Aguirre como representante y vocero.

 

Cuando Sictuhsa existía, el sindicato era dirigido por José Ángel Trujillo, y los choferes agremiados tronaron contra él por una serie de irregularidades laborales y sindicales, que dijeron en su momento, afectaba sus intereses laborales y sus ingresos. Los inconformes se acercaron a la secretaría del gobierno estatal para pedir ayuda, y José Ángel Trujillo se refugió en Sictuhsa. La medida paliativa que el ahora exlíder sindical encontró fue un contrato colectivo de trabajo que a los choferes les concedía prebendas, privilegios y beneficios no contemplados en la Ley del Trabajo como derechos laborales, y que obviamente Sictuhsa no regateó porque no contemplaba cumplirlos del todo, y la historia reciente del conflicto del transporte público en Hermosillo sentencia que efectivamente, los choferes fueron engañados con ese contrato colectivo de trabajo a tal forma, que Sictuhsa no les pagó siquiera fondos de Infonavit y de seguridad social en el IMSS. Esos adeudos los tuvo que cubrir el gobierno estatal, para ayudar a los choferes afectados.

 

Ese mismo contrato colectivo de trabajo, ideado entre el destituido exlíder del sindicato de choferes, y la desaparecida Sictuhsa, es el que la CTM representada ahora por el nuevo dirigente de los choferes, Apolinar Aguirre, buscan imponer a las dos nuevas empresas del transporte. ¿Qué locura no?

 

Jorge Coxtinica Aguirre, representante estas empresas, dice coincidir pese a todo con varias de las clausulas de ese contrato, pero no con todo el contenido, particularmente el que dicta que a los choferes se les debe pagar por hora de trabajo, y no por jornal de 8 o de 12 horas, como al resto de los trabajadores en México. ¿Por qué reclaman el pago por hora los choferes? Porque ese les da derecho a imponerse, a diario, jornadas mayores a las 12 horas, para luego exigir a la empresa el pago de 8 horas a tarifa de salario mínimo, y el resto a sueldo doble o triple como tiempo extra, según corresponda.

 

Para cualquier empresa, esa exigencia nomial es insostenible, además de que Coxtinica Aguirre dice, y con mucha razón, que el cansancio físico y mental del chofer con ese ritmo de trabajo, pone en riesgo físico y de salud al chofer primero, al usuario después, y en tercer orden al resto de automovilistas, peatones y ciudadanos que en la vía pública coincidan con un chofer agotado al volante.

 

Pero no es solo el jornal el tema, en ese contrato que los choferes buscan imponer también hay ventajas laborales que ponen en indefensión a las empresas del transporte, y que varios representantes de estas han dicho podrían llevarlas a una quiebra anticipada, o a una falta de liquidez financiera que no les permitiría, en el peor de los casos, cubrir sueldos y gastos operativos, y en el mejor aunque no menos grave, recuperar la inversión.

 

Los choferes por su parte siguen pensando que la virgen les habla, y que tienen todo el derecho del mundo a reclamar lo que sea, como si no hubiese nadie mas en el estado para operar un camión como el que ellos manejan, o como si el conducirlos fuese una especie de concesión exclusiva para ellos, bajo las condiciones laborales que ellos busquen imponer.

 

Hay una amenaza por parte de este sindicato de choferes de paralizar el transporte este lunes 24 de junio, y hasta la redacción de esta línea que usted lee, no había acuerdo de que eso no sucedería. El dialogo y la negociación de la secretaria de gobierno del estado, a cargo de Miguel Ernesto Pompa Corella, ha buscado siempre favorecer y apoyar a las dos partes, y en beneficio del usuario. Tal vez para cuando se dé lectura a este despacho, esa acción haya ya rendido frutos positivos y las rutas de los camiones urbanos se estén recorriendo con normalidad, o tal vez no.

 

En cualquiera que sea el caso, no es posible permitir que el secuestro de este urgente e irremplazable servicio sea ahora por parte de la CTM, a través del sindicato de choferes que, como siempre ha sido, reclaman todo sin ofrecer nada a cambio, porque las quejas por el pésimo servicio con los tiempos de ruta, la mala condición y limpieza de los camiones, y el déspota trato de que dan a los usuarios, sigue presente.

 

Los choferes piensan erróneamente que defienden sus derechos sindicales y laborales, cuando en realidad atentan contra el derecho a la movilidad del usuario hermosillense.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba