Mantiene Ayuntamiento gestión permanente para monitorear con mayor efectividad la calidad del aire 

Durante la mayor parte del año las partículas suspendidas en el aire de Hermosillo se mantienen por debajo de los rangos máximos que son de 75 microgramos por metro cúbico para partículas PM10 y para partículas PM2.5 de 45 microgramos


El Mensajero 

Jueves 30 de enero de 2020 

Hermosillo, Sonora 


El Gobierno Municipal hace equipo con quienes desde sus respectivas trincheras procuran el cuidado del medio ambiente.


Desde su arranque como plan piloto en el año 2000, la Red de Monitoreo de Calidad del Aire, que opera el Instituto Municipal de Ecología (IME), mide a través de filtros la concentración de partículas suspendidas y colabora con instituciones que analizan la composición de los elementos detectados, informó Santa Nápoles Trujillo. 


La directora del IME, perteneciente a la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (CIDUE), explicó que las estaciones de monitoreo proporcionan muestras, las cuales una vez liberadas de humedad se pesan. Dichas substancias son variadas e incluyen polvos, polen, microorganismos vivos, emanaciones producto de combustión y vehículos, abundó. 


“Lo que nosotros medimos son las concentraciones, es decir, del polvo que está allí qué concentración hay, dependiendo de dicha concentración podemos decir que es un riesgo o no a la salud, como lo marcan las normas federales”, expresó. 


Reveló durante la mayor parte del año las partículas suspendidas en el aire de Hermosillo se mantienen por debajo de los rangos máximos que son de 75 microgramos por metro cúbico para partículas PM10 y para partículas PM2.5 de 45 microgramos, en promedio diario. 


Reconoció que en época invernal se detectan algunos repuntes en las concentraciones, y mayor tiempo de permanencia suspendida de los contaminantes del aire, debido a que así lo favorecen las condiciones climáticas, sin embargo, en los últimos tres reportes de monitoreo los resultados se encuentran dentro de la norma. 


La directora del Instituto Municipal de Ecología reveló que los filtros cargados se les proporcionan a instituciones académicas y de investigación que manejan programas de detección de los elementos específicos de que se componen las muestras. “Nosotros solo sabemos cuánto pesan los polvos, pero no sabemos qué traen”, externó. 


“Obviamente estamos muy pendientes de las investigaciones que hacen los académicos, para, dependiendo de los resultados, aplicar políticas públicas que vayan en beneficio de la ciudadanía, y sobre todo para prevenir riesgos al ambiente y a la salud”, estableció. 


El Gobierno Municipal mantiene gestiones constantes con miras a mejorar la tecnología y procesos de medición de la calidad del aire de la ciudad, así como reducir los tiempos para la presentación de resultados, explicó. 


Independientemente de la composición específica de las partículas suspendidas, es muy importante que su concentración se encuentre dentro de los márgenes establecidos por las normas federales, finalizó. 

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba