¿Filtración de información en el IEE?

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Uno ya no puede escribir nada sin que exista el riesgo de que alguien lo intercepte

David Lagercrantz

Los conflictos laborales del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEE), se litigan en la Junta de Conciliación y Arbitraje, y luego de emitidos los fallos correspondientes y ante inconformidad de una de las partes involucradas, ese conflicto podría llegar hasta el Tribunal Estatal Electoral o el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quienes se conducirán de acuerdo con lo que la misma ley les permita para emitir un fallo final.

Pero una de las partes involucradas podría decidir litigar su asunto en medios de comunicación. Para conseguir esto debe primero establecer el acercamiento con alguno de estos, entregarle información sobre el caso en particular a quien habrá de redactar y publicar ese conflicto laboral, y darle el sentido a la información que mas convenga a quien esta solicitando esa publicación.

Usted podría pensar que nada de malo hay en esto, que cada uno tiene derecho a defenderse como pueda, y eso sería valido si para tal efecto no se filtra información sensible, o si no se transgrede el principio de la protección de datos personales. En un caso más grave, se podrían estar violentando acuerdos de confidencialidad, o simple y llanamente pasar por encima de los procedimientos para otorgar información vía transparencia.

En el caso que nos atañe, el IEE tiene la obligación de publicar en estrados físicos y electrónicos, todos los acuerdos a los que como instituto electoral lleguen, incluyendo los laborales cuando los siete consejeros que lo integran deban votar en sesión ese tema, ya sea para aprobar la contratación o la destitución de empleados.

De esta forma tan sencilla usted y cualquier sonorense puede enterarse de estos casos, en los que esta en juego una posición laboral cualquiera dentro del IEE.

Pero volvamos con el punto de litigar estos asuntos en medios de comunicación, y el interés de quien recurre a esa argucia, para entender que los elementos que el periodista utilice en su redacción denotaran que tanta información recibió, y cuál fue la línea que le pidieron manejara. Este artículo periodístico podría justificarse si la única intención es procurar justicia laboral real para la parte solicitante, pero si sus líneas llevan el mensaje de la denostación, el chantaje, el señalamientos sin pruebas contra terceras personas, la especulación y la calumnia, entonces la intención ya esta abiertamente direccionada. Y si ese ataque periodístico apunta a militantes y partidos politicos, el tema se complica, y se enrarece más si es el autor está plenamente identificado como simpatizante de un partido contrario a los que acusa. Y si no le parece suficiente, súmele usted que el origen de este ataque político disfrazado de una defensa laboral, ¡viene precisamente del órgano electoral que debe regular que esa violencia politica no se ejecute!

La Secretaria Ejecutiva, Leonor Santos Navarro; la directora de comunicación social, Wendy Avilés; y la presidenta consejera, Guadalupe Taddei; tienen un grave problema al interior del IEE en el que las tres prestan sus servicios: están utilizando la información que debería ser confidencial, o manejarse bajo estrictos controles de transparencia, para atacar a ciertos partidos politicos, y peor aún, alguien entre sus filas está aprovechando la posición que tiene, para resolver asuntos personales y por los que tienen que esperar resoluciones por parte de las instancias correspondientes. Pero eso no es lo peor, porque por naturaleza propia de su encargo como consejeros, estos acostumbran a celebrar reuniones de trabajo, discutir temas para todas las partes, tener discrepancias en unos y acuerdos en otros, recibir llamadas telefónicas, girar instrucciones diversas, y solicitar información sobre temas específicos. Ante la posibilidad de la filtración de información desde el interior mismo del IEE ¿podrán seguir haciendo lo anterior con absoluta confianza?

El abuso de confianza es corrupción, y de no evitarse, esto podría constituir un delito electoral que deberá llegar hasta la vice fiscalía en materia de delitos electorales, ahora a cargo de Daniel Núñez Santos, quien fue consejero justamente donde estos posibles delitos podrían estarse consumando, y quien sin duda sabría a ciencia cierta la intencionalidad de todo el tema.

Quien sea que esté filtrando información a los medios de comunicación desde el IEE, o esté girando líneas a estos para tergiversar asuntos laborales o de cualquier otra índole con el fin de perjudicar a partidos politicos y a sus militantes o candidatos, deberá en adelante considerar que la estrategia ya es mas que evidente, y de continuar con esa práctica, atenerse a las consecuencias legales que esas acciones le provoquen.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba