Las caras de la ley Olimpia "Ley Olimpia" (Parte 1 de 5)

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Las antipatías violentas son siempre sospechosas y revelan una secreta afinidad

William Hazlitt 

La ley Olimpia

¿Cómo entendemos todos una lucha en contra de la violencia, ejerciendo la violencia?

¿Cómo debemos entender que quienes sufren violencia, tienen derecho a violentar a otros?

¿Cómo interpretar que, en el derecho a expresarse y manifestarse, se vale destruir o vandalizar lo que a su paso se encuentren, sea propiedad pública o privada?

¿Cómo asimilar la explicación (que nos dan pensando que somos ignorantes) de que edificios, paredes, puertas y ventanales, al ser inanimados, tienen menos derechos que los humanos?

Eso es lo que sucede en Sonora con una fracción del movimiento feminista, que en distintas fechas han dejado su visible marca en este estado, y yo dejó a su criterio una respuesta a cada interrogante.

No haremos memoria de sucesos violentos del pasado, que seguramente usted recuerda con facilidad, todos ellos acontecidos tiempo antes del inicio de la pandemia del coronavirus.

Esta vez hablaremos solo del más reciente, relacionado con la conocida como ley Olimpia, y seguro estoy que usted conoce ya a bastedad este tema, si no es asi, le recomiendo buscar en la red, y encontrara información que, a falta de espacio, en esta columna no podría estar mejor expuesta.

El origen de esta ley Olimpia parte de tipificar como delito la violencia sexual digital en contra de la mujer, que ya como ley aprobada en lo federal, también protege a los hombres. Cada estado debe armonizarla o adecuarla a su propio código penal para su correcta aplicación. En Sonora se busca ir más allá de castigar la violencia sexual digital, incluyendo la violencia contra la intimidad de las personas. Y es aquí donde la bifurcación de ideas hizo su parte.

Varios diputados defienden la idea de que la armonización de esta ley Olimpia debe considerar únicamente la violencia sexual digital, argumentando que ampliarla a violencia a la intimidad la convertiría en una ley mordaza, que atentaría contra el derecho a la libertad de las personas, particularmente de periodistas y medios de comunicación.

Con este argumento, todos nosotros debemos sentirnos escandalizados y ofendidos con el proceder de este grupo de legisladores. Cuando intentan exponer sus intenciones, tropiezan con sus propias ideas, ya que básicamente quieren que conforme se ejerza violencia digital en sus diferentes modalidades, se vaya legislando para tipificar como delito cada caso en particular. Es decir, esperan que surjan mas “Olimpias” que promuevan nuevas leyes para castigar esa violencia, conforme esta vaya cobrando sus víctimas.

Nada más abrumador.

El dictamen legislativo que busca castigar todo tipo de violencia a la intimidad quedó varado en el Congreso de Sonora, ya que debería discutirse y votarse en próximas sesiones. Lo que si no quedó varado fue la violencia y la manipulación con la que esa fracción de feministas que intentó convencer a todos, de que en Sonora se practica la represión contra el ciudadano.

Nada más falso como eso, y no es necesario redactar nada conciliatorio al respecto, ya que la burda actuación de quienes pretendieron establecer esa visión de gobierno en Sonora quedó más que evidenciada en videos que circularon profusamente en redes sociales, en los cuales se observa una notada sobre actuación que rayó en los ridículo e infantil.

Pero la pregunta queda en el aire: ¿seguirán estas feministas violentando el estado de derecho en Sonora? ¡Vamos a ver quién las estaría impulsando a hacer eso!

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba