Jesús Salvador ¿el salvador de Morena en Sonora?

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

El que quiera ser líder primero debe ser puente

Proverbio Galés

Jesús Salvador Valencia Guzmán no viene a Sonora a tomar el control del partido Morena, ni a sustituir liderazgos, ni a coordinar campañas, tampoco a aprobar candidaturas, ni mucho menos a estructurar las bases morenistas en este estado. Para empezar no las conoce, ni le alcanzaría el tiempo para hacerlo.  

¡Vaya! Ni siquiera forma parte del circulo rojo de Alfonso Durazo Montaño.

Le voy a poner en contexto en apenas unas líneas sobre quien es Valencia Guzmán, para que de ahí usted forme su propio criterio:

Tiene ascendencia politica en la izquierda, pero con el PRD básicamente, fue diputado federal plurinominal, jefe delegacional en Iztapalapa (con malas y hasta pésimas referencias), y como funcionario federal actual fue el titular de la Unidad de Coordinación de Entidades Federativas, dentro de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, a cargo de Alfonso Durazo Montaño.

Este último cargo como funcionario federal es lo que hace a muchos pensar que la encomienda para venirse a Sonora fue directamente de Alfonso Durazo, y no es así. Para empezar, Valencia Guzmán forma parte del grupo político de Marcelo Luis Ebrard Casaubón, y desde su incursión en Morena apenas en el 2016, el ahora enlace de la Secretaría de Organización Nacional del partido Morena en Sonora - que en otro partidos como el PRI y el PAN les llaman delegados nacionales - le ha declarado lealtad política solo a Marcelo Ebrard. Y aquí vale una puntuación: Alfonso Durazo y Marcelo Ebrard no se llevan del todo bien.

Dicho lo anterior, y si de perversas elucubraciones se tratara, podriamos suponer que viene en realidad a estorbarle en sus aspiraciones al todavía secretario de seguridad pública, pero no es así, no viene a estorbarle, pero tampoco viene en el plan de fortalecerlo ni allanarle el camino.

Jesús Salvador Valencia Guzmán viene a recopilar información politica/partidista para enviarla al CEN de Morena, y procesarla debidamente. Ese es el trabajo de todo delegado nacional, y aunque en Morena le hayan cambiado el nombre para llamarlo “enlace”, las funciones son exactamente las mismas.

Pero en Sonora somos muy dados a darle a los fuereños niveles que no tienen,  para luego pretender que resuelvan lo que localmente no se ha podido. Por eso, cuando lo presentaron como ese enlace nacional, todos los grupos en disputa contra Alfonso Salazar Raso replicaron campanas, elevaron banderas, y aseguraron que ya el pretenso a la dirigencia estatal estaba desahuciado, y que solo le alcanzaba para ser el vocero de Morena.  

A ver, señores, ¿vocero de Morena? ¡Eso significa que cuando usted quiera saber respecto a Morena, debe preguntárselo a Salazar Raso, si usted quiere saber el posicionamiento de Morena respecto a cualquier tema, a quien hay que preguntarle es al mismo personaje! O tal vez usted quiere saber cómo se estará integrando la lista de aspirantes, y luego la de candidatos, pues vaya con Salazar Raso. Visto de otra forma, Valencia Guzmán como enlace del CEN de Morena, no viene con facultad para ofrecer declaraciones, sino que esa posición se la cede a Adolfo Salazar Raso. Punto ahí.

Hacer creer que Jacobo Mendoza Ruiz, actual dirigente del CDE de Morena en Sonora, y Salazar Raso, aspirante a esa misma posición, ya no tiene voz cantante en Morena, es francamente ingenuo, porque no tiene nada que ver el nombramiento como enlace de Valencia Guzmán, con el proceso para definir dirigencias estatales. ¿Coincidieron en tiempo y espacio ambas temáticas? Si, y solo eso, coincidieron, porque suponiendo que ya Adolfo Salazar Raso fuese el dirigente estatal como pretende serlo, el enlace nacional igual hubiese llegado a integrarse a los equipos de trabajo morenistas locales.

Es verdad que en Morena no andan las cosas tan bien como quisieran muchos, que no esta firmada la candidatura de Alfonso Durazo Montaño, que hay grupos morenistas que acarician la posibilidad de que Ana Gabriela Guevara sea su candidata, que hay infinidad de grupos que se disputan las candidaturas, y que se requiere mano dura para corregir esos y otros vicios. También es verdad que Jesús Salvador Valencia llegó a Sonora con el aval de Alfonso Durazo, pero es absolutamente incorrecto pensar siquiera que le hayan puesto a Morena en bandeja de plata para asumir el poder, o dígame ¿usted cree que Alfonso Durazo cedería el control de Morena en Sonora, a un leal de Marcelo Ebrard? Hasta ahí se lo dejó.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba