Capacita DIF Sonora a personal con el programa “Vive Sana-Mente”

Las conductas adictivas no solo están centradas en el consumo de drogas, también se centran en situaciones como la ludopatía, el sexo, las relaciones codependientes, trabajo, religión, internet o videojuegos


El Mensajero

Miércoles 16 de septiembre de 2020

Hermosillo, Sonora


•Para atender a usuarios con adicciones


Para fortalecer estrategias que permitan mejorar el trabajo con personas con algún tipo de adicción, se realizó un taller de actualización para los servidores públicos de DIF Sonora que atienden este tema en centros asistenciales y usuarios en general.


La directora de la institución, Karina Zárate Félix, señaló que la actualización del personal es vital para el buen funcionamiento de los centros asistenciales, así como para brindar la atención adecuada al público, por lo que, a través del área de Recursos Humanos se diseñó el programa “Vive Sana-Mente” que fortalecerá el trabajo dentro de la dependencia.


En el caso del taller “Adicciones”, la especialista Aracely del Carmen Peralta Sotomayor aclaró que las conductas adictivas no están centradas únicamente en el consumo de sustancias tóxicas, sino que se extienden a situaciones como la ludopatía, el sexo, las relaciones codependientes, trabajo, religión, internet o videojuegos.


El personal de DIF estatal identificó las características del pensamiento adictivo, mecanismos de defensa y estrategias de intervención ante situaciones de adicciones.


El adicto sabe cómo manipular y convencer a los demás, una palabra la puede convertir en otra, comentó Peralta Sotomayor.


Enrique Ponce, encargado de una clínica de rehabilitación, confirmó que en ocasiones manipulan la información que los psicólogos les brindan.


“La mentira se va dando como un mecanismo de defensa para lograr el objetivo que es seguir consumiendo; se muestran indiferentes en todas las áreas, la vida, familia, pareja, se va perdiendo el sentido de la responsabilidad y la tolerancia”, precisó.


La sesión virtual concluyó con el testimonio de vida de Enrique, de 29 años, quien a edad temprana inició con el consumo de distintas sustancias, él mismo destacó en su mensaje la etapa en la que conoció el cristal, lo que le ocasionó la pérdida de familiares y amigos y relató que, previo a varios intentos de un largo proceso de rehabilitación, su vida se limitaba a pedir dinero en los cruceros.


Después de decidir salir adelante, el joven se convirtió en coach de familia y promotor incansable de una vida sana; actualmente, forma parte del Programa Escudo Ciudadano de la Secretaría de Seguridad Pública de Sonora.


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba