¿Quién mece la cuna en el equipo de transición?

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

La coalición es el arte de llevar el zapato derecho en el pie izquierdo sin que salgan callos

Guy Mollet

 

No ha sido fácil para el gobernador electo, Alfonso Durazo Montaño, integrar su gabinete legal y ampliado.

Son 35 perfiles de alta gama que serán los responsables de materializar su visión de gobierno, por eso dice, “no tengo margen de error en las decisiones finales”.

A poco más de un mes de que la nueva administración estatal tome las riendas de Sonora, no hay un solo nombre definido, en ninguna posición, ni de esos 35 principales, mucho menos de la enorme estructura que se forma debajo de cada uno.

Pero el problema no es ese. Mire usted.

La complicación empezó en el 2018, con la integración de varios padrecistas, que ya están consolidados hoy en la 4T. Pero en este 2021 se integraron varios personajes más que causaron escozor en el morenismo local, al sentirse desplazados en el ánimo del entonces candidato, y de su equipo de trabajo.

Después de las elecciones del del 6 de junio, y ya con el triunfo en la mano, el nombramiento de los integrantes del equipo de transición causó mayor molestia, considerando muchos, hasta hoy, que la posición que ocupa Omar del Valle Colosio, como coordinador de ese equipo, es inmerecida, al ser dirigente del PEVM, sin ningún mérito en Morena, y sin tener ascendencia política de izquierda. Mismo caso con la inclusión de Jesús Valencia, como asesor del gobernador electo, y a quien aun así de cercano, lo siguen considerando ajeno a su círculo más cercano. A ellos dos, hay que sumar a María Dolores del Río, desconocida desde su integración tardía a medio proceso electoral como coordinadora de campaña, y cuyo acercamiento fue producto de sus diferencias políticas con MC, y no de una real coincidencia de ideas con ADM, ni con Morena.

Pero hay un detonante más, y este es la exclusión de último momento de Jacobo Mendoza como coordinador de la bancada de Morena en el Congreso Local. Si bien es cierto que repetir esta posición con Ernestina Castro Valenzuela fue consensuada, avalada y autorizado por el gobernador electo mismo, que la relación de Jacobo Mendoza con ella es inmejorable, y que ambos} llevan buena relación con Adolfo Salazar Raso, actual dirigente estatal de Morena, y quien sin duda formara parte del gabinete legal muy cercano a Durazo Montaño, la enorme herida que se formó con el repentino cambio de planes, está salpicando sangre en varias direcciones.

¿Quién meció la cuna respecto a la coordinación de la bancada? ¡Pudo haber sido cualquiera, dentro del equipo de transición! El caso es que la patada causó irremediables separaciones tácitas y contenidas ahora, pero que, si no se cuidan las formas, serán abiertas y beligerantes en el futuro. Y no porque Jacobo Mendoza vaya a tomar represalias, no, de ninguna manera, el diputado electo es institucional a más no poder, sino porque se podría empezar a hablar de injustas decisiones tomadas más por intereses de grupos de poder, que por el bien del propio gobierno estatal morenista, y eso le va a abrir un frente muy tempranero al próximo mandatario estatal.

Y es que ya hay evidencia clara de que personajes totalmente ajenos al proyecto morenista en Sonora, incluso militantes de otros partidos, están tomando decisiones importantes, donde no deberían siquiera pasar lista.

Pero mire, no seamos ingenuos en nuestros análisis. Todas las decisiones se toman y se avalan en la oficina que hoy funge como palacio de gobierno alterno.

Y es que la conformación de un plan de gobierno tan condicionado en su buen accionar, con tal cantidad de proyectos de desarrollo, con esa agenda de cambio de régimen político, y con ese compromiso de combate a la corrupción, ocupa pues de decisiones extrañas e incomprensibles, pero efectivas a cortísimo plazo. Por eso, que nadie se sorprenda cuando Alfonso Durazo Montaño presente a quienes integraran su gabinete legal y ampliado.

Se están buscando mujeres y hombres, sin importan ascendencia política, pero que le entiendan a la función pública, dispuestos a conducirse con el plan de gobierno de ADM, aunque no vivan con el puño levantado gritando revolución. Al tiempo.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba