La reversa también es cambio

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta


De todas las formas de engañar a los demás, la pose de seriedad es la que hace más estragos

Santiago Rusiñol

 

Las cosas se están saliendo de control. Todo hace indicar que el plan de volver a clases el próximo 30 de agosto, si se concreta, será en medio de una polémica de todos contra todos, gobierno, maestros, padres de familia, alumnado y sociedad en general. Además de que el resultado final dará al traste con las ya de por si criticadas y devaluadas acciones de salud del gobierno federal contra la pandemia.

Y como diría aquel famoso cantautor “pero que necesidad”.

Desde el punto de vista de quien escribe, la intención principal del gobierno federal por empujar esto obedece a la intención de ocultar los millones de pesos que, en su último informe de gobierno, el presidente AMLO dijo se habían entregado a cientos de asociaciones de padres de familia, para el mantenimiento y construcción de escuelas. Dinero y asociaciones que, por cierto, solo el presidente conoce.

Pero también se habla de cajas chinas y cortinas de humo para desviar la atención de problemas como el económico, el de salud, el de seguridad, y el propio de educación. AMLO es experto en eso.

Hasta el momento, la discursiva oficial no establece asertivamente el motivo por el que se deba regresar a clases. El presidente dijo que “deben regresar porque están estresado, y porque solo juegan al Nintendo (sic) y eso ya no se puede”. ¡Hágame usted el favor!

Tampoco se habla del presupuesto adicional que la federación va a entregar a los estados para que lo destinen a los trabajos de mantenimiento, rescate, re habilitación, remodelación y adecuación de los planteles. La SNTE, menos. Al final, serán los padres de familia los que terminen “desembuchando” lo que haga falta para poner las escuelas al 100.

En Sonora, el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa ha invertido mas de 400 millones de pesos en 740 planteles, pero el esfuerzo resulta insuficiente.

La SEP de Delfina Gómez nos está dejando solos a todos. A los maestros los quiere poner a jugar con globos y papelitos inspiradores, a los padres de familia nos va a poner a firma una carta responsiva con la que, se entiende, los únicos culpables, cuando los contagios se den, porque se van a dar, seremos nosotros. Y a nuestras hijas e hijos, los va a convertir en un experimento político social para que el presidente, como siempre, busque vestirse de inmerecida gloria.

Por eso será importante ver en Sonora, si de aquí a fin de mes, alguien es capaz de plantarse de frente a la 4T, en defensa de las familias sonorense, y meter reversa en este regreso a clases que, sin duda alguna, será catastrófico para los más indefensos.

¿Qué es lo que se debe hacer en lugar del llueve, truene o relampagueé? Es sencillo. Un plan a mínimo tres meses para que el gobierno federal y estatal rehabiliten las escuelas, un programa de protocolo de salud bien establecido, apoyo a padres de familia con insumos como gel y cubre bocas, un proyecto para dotar de tecnología a las escuelas para clases combinadas, y cumplir con un mínimo del 80 por ciento de la población vacunada. Sencillo ¿verdad?

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba