Irracional premura

El Mensajero

Agosto de 2021

Guillermo “Inocente” Padrés

Puros Entreteloncitos

Centralismo distributivo

Solo que sea un valor entendido, extendido a un compromiso expreso de no responsabilidad, la gobernadora Claudia Pavlovich debería demorar el regreso a clases presenciales este 30 de agosto, para evitar que, a partir del 13 de septiembre, las consecuencias sean cargadas a “administraciones anteriores”. 

Luego de año y medio de clases virtuales, 13 días son casi nada y así dejar esa decisión de forma completa a su sucesor, Alfonso Durazo Montaño, y si es una decisión tomada e irreversible, no estaría de más un posicionamiento de deslinde de forma pública de parte de ella y que el electo asuma las consecuencias. 

Hicimos un recorrido sobre testimoniales de padres de familia cuyos hijos menores de edad han resultado contagiados y es indescriptible el sufrimiento de ellos durante su enfermedad y convalecencia y más indescriptible de quienes ven a sus seres más queridos debatiéndose en los crueles síntomas de esa enfermedad, sin que sea consuelo en esos momentos que el riesgo de muerte sea bajo. 

No se nos figuran suficientes los argumentos presidenciales para ese regreso a clases presenciales “llueva, truene o relampaguee”, ni escalonado, gradual ni ordenado, ya que el sine qua non que incluso se autoimpuso el gobierno federal hace casi un año, fue que el semáforo epidemiológico estuviera en verde, lo cual dista mucho de estar en Sonora. 

Claudia Pavlovich

Miren, de las poco más de cuatro mil escuelas de educación básica en esta entidad, se asegura que alrededor de mil 600 están en condiciones de aplicar medidas sanitarias básicas para proteger a alumnos, docentes, personal administrativo y de mantenimiento, pero se da el caso, que su gran mayoría están en municipios donde la pandemia alcanza los picos de contagios más altos desde marzo del año pasado y con un sostenido registro de decesos diarios. 

Ha sido muy alto el costo por decisiones políticas en un tema donde las autoridades de salud, sin presiones y atendiendo criterios estrictamente técnicos, deberían tener la última palabra y la población escolar de este estado merece ese compromiso por parte del Consejo Estatal de Salud, que debiera decidir posponer el reingreso a las aulas, como se percibe en los mensajes diarios del Secretario Enrique Clausen, quien trae el pulso de primera mano de la tendencia de esta crisis sanitaria. 

Es cuestión de sentido común considerar que, si el alza actual de casos en menores de edad es por su esporádica asistencia a fiestas y convivios, pues habrá más contagios al aumentar su interacción diaria, con todo y que se asegure que habrá controles sanitarios estrictos. 

Insistimos: la gobernadora Pavlovich pudiera tender esa protección, al menos por 13 días más, a los alrededor de 600 mil estudiantes de nivel básico de la entidad y a los casi 30 mil docentes del sistema público y privado y que sea su sucesor quien asuma tan delicada responsabilidad, pero no como un acto de cobardía, si no uno más solidario con quienes se dice son el futuro de Sonora. 

Víctor Guerrero

Cierto que el plan de vacunación en esta entidad presenta un avance del 74 por ciento, 12 puntos arriba de la media nacional, con dos millones 143 mil vacunas contra el Covid-19 en mayores de 18 años, y de ellas, 715 mil 449 son personas que ya cuentan con el esquema completo, pero se da el caso que la escalada de la tercera ola con su variante Delta está pegando entre sectores no vacunados y en el mediano plazo no se prevé que lo sean. 

 

Cierto que ha sido monumental el esfuerzo de la SEC, Víctor Guerrero y el ISIE, Yalia Salido, para coordinar y ejecutar acciones de rehabilitación y acondicionamiento de planteles, quedando en manos de los Consejos Técnicos de cada escuela, definir gradualidad, condiciones y demás, de ese regreso. 

En fin, en primera instancia corresponde al gobierno federal tomar una decisión que corresponda al discurso en favor de las nuevas generaciones, particularmente con la niñez y adolescentes de México, que en el caso del gobierno estatal en este período de transición, sería lógico que le cargaran a la gobernadora Pavlovich las consecuencias de esa irracional premura, cuando en esta entidad ya van siete mil 63 fallecimientos y 96 mil 507 contagios. 

Ese es uno de los pendientes de la mandataria luego de su eficaz gestión, de cuyos resultados dará cuenta el próximo jueves a la Cámara de Diputados mediante la entrega del tradicional paquete de documentos y anexos, en el marco de un protocolo que es previsible incluya un mensaje al pueblo de Sonora vía redes sociales y medios de comunicación tradicionales, para ahora sí el 12 de septiembre sacudirse las manos y enfrentar ese séptimo año que para ella no deberá ser de problemas. 

Ricardo Martínez

En dicho contexto, vaya bofete en el hocico para quienes se atreven a señalar que este sexenio no hubo obra pública, cuando a la vista están seis mil 414 ejecutadas con una inversión de más de 23 mil millones de pesos, la cual valga la pena insistir, totalmente transparentada en el portal, ejemplo nacional, tuobra.mx, y por eso lo rendidora. 

Como mega obras pueden considerarse los más de tres mil 400 kilómetros rehabilitados de carreteras de la red estatal de caminos, incluidos valles agrícolas y los que comunican a la zona serrana con el resto de la entidad, además de vialidades en diversos municipios o los cuatro mil 522 millones de pesos en infraestructura educativa en los diversos niveles, a través de la construcción y rehabilitación de aulas y planteles en un total de más de cuatro mil acciones. 

Se aventó el titular de la SIDUR, Ricardo Martínez Terrazas, profesional, técnico, pragmático y honesto por los cuatro costados, quien junto a la gobernadora debe andar con una sonrisa de doscientos, ya que por fin concluyó la construcción y equipamiento del Hospital General de Especialidades del Estado en Hermosillo, con una inversión de mil 215 millones de pesos, además, de haber rehabilitado 153 centros de salud rurales, 10 centros de salud urbanos y 7 casas de salud, en 60 municipios y obras de ampliación y rehabilitación en 16 hospitales de la Secretaría de Salud. 

En el sector educativo 8 de cada 10 planteles en la entidad fueron rehabilitados, además de construirse 25 nuevas escuelas y casi 950 aulas con una inversión de casi cuatro mil 523 millones de pesos, y como el deporte también es educación, valga ubicar como mega obra la impresionante transformación de otrora Gimnasio del Estado, ahora la flamante Arena Sonora. 

Ernesto Gándara

Por lo demás, en improvisado diálogo con profesional de la comunicación y analista político, así de forma somera le entramos al tema sobre cómo es que a tantos expertos en la materia no vimos venir el resultado de la elección a la gubernatura el pasado 6 de junio, en donde Durazo Montaño sacó descomunal diferencia de votos y le ganó a Ernesto Gándara Camou. 

 

Las conclusiones las dejamos para después, pero podemos adelantar que al menos en nuestro caso se trató de ganas de creer, amalgamado con ese sentimiento de afecto y amistad que por muchos años tenemos con “El Borrego” y la mayoría de quienes lo acompañaron en ese proyecto, además de su formación como estadista; conocimiento de la problemática electoral y cuyo capital político está suficientemente probado. 

“Pues eso te nubló la razón”, nos ripostó otro compa ajeno a la comunicación con quien por separado comentamos sobre el tema, aprovechando este cabrón para pitorrearse de la magnitud de los fallidos pronósticos sobre el triunfo de Gándara Camou, aunque reconociendo a quienes desde trincheras mediáticas se la jugaron con él y anticipaban (mos) que sería el próximo gobernador de Sonora. 

Festejo adelantado a Don Samuel

A propósito de anticipados, si bien el exgobernador Samuel Ocaña García cumple sus primeros 90 años hasta el 7 de septiembre próximo, hubo juntada adelantada con la asistencia de personajes del nivel de Francisco Acuña Griego, quien durante su gestión fuera presidente del Poder Judicial; también el analista político de moda, Bulmaro Pacheco; el regidor a punto de concluir su mandato, Alfredo Gómez Sarabia; el diputado electo, Jacobo Mendoza, entre otros. 

Bien que el exmandatario sea rodeado de afecto, ese que recibe cuando deambula sin mayores aspavientos por rumbos del Mercado municipal, y ya nos imaginamos el festejo el mero día de su aniversario, que dicho sea de paso será un día antes que el nuestro y de nuestra hermana astral, Juana María Olguín Tarín, el mero 8 de septiembre. 

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba