El gabinete detrás del gabinete

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

La política es casi tan emocionante como la guerra y no menos peligrosa. En la guerra morimos una vez; en política, muchas

Winston Churchill

El Partido del Trabajo amenazó a Morena, media hora antes del inicio de la sesión parlamentaria del 9 de septiembre, con ir en contra de una crucial votación, si acaso no atendían su cartera de peticiones.

Jesús Valencia Guzmán, operador político del gobernador Alfonso Durazo, resolvió el tema: no cedió a las presiones del petista partido y lo mandó a la esquina de los castigados, negoció con el PRI de Ernesto de Lucas, y consiguió 29 de 33 votos, a favor de una iniciativa que será el sello del nuevo gobierno estatal.

Fue evidente que los 3 diputados del PT votaron de último momento a favor al verse perdidos, y prueba de eso es que, al día siguiente, en un intento por recuperar terreno, Sebastián Orduño y Ramón Flores se sentaron a desayunar con Valencia Guzmán, para luego subir una imagen a las redes sociales con la intención de mandar el mensaje de que “todo seguía igual, como cuando estaban juntos”.

La estrategia es básica y entendible, pero inútil, porque ahora Ernestina Castro, coordinadora de la bancada de Morena; Jacobo Mendoza, diputado del mismo partido y presidente de la mesa directiva en el Congreso; y el propio Jesús Valencia como operador político y enlace legislativo del gobernador Alfonso Durazo, saben que los acuerdos con el PT penden de delgados alfileres, y ya no correrán más riesgos con ellos.

Pero mire, en política las matemáticas también son una ciencia exacta, y le explico porque:

Las reformas constitucionales ya fueron aprobadas, pero ahora se ocupa que 48 Ayuntamientos las avalen para que puedan ser publicadas en el Boletín Oficial, y ser consideradas ya como leyes vigentes.
Morena y el Panal tienen 28 municipios, más 8 del PT suman 36. El desaparecido RSP le da 3 Ayuntamientos más, para que Morena pueda presumir 39 votos seguros, pero le faltan nueve, que entre los 7 de MC y los 3 Independientes los alcanza negociando con cada uno, pero el PRI, con el que ya Valencia Guzmán hizo acuerdos, se los garantiza en un tris.

¿Ya le entendió? Morena con el PRI tiene sobraditos los 22 votos de mayoría calificada, más los 48 Ayuntamientos que avalen todo lo que en ese sentido se vote en el Congreso sonorense. Ese escenario, más amable para Morena, lo armó Jesús Valencia Guzmán, y Ernesto de Lucas lo hizo propio de inmediato.

Lo trascendental de esto es que ahora viene el intento para formar un mando único policial en todo el estado, y ese plan de gobierno del gobernador Alfonso Durazo Montaño, también lo está operando Jesús Valencia, quien ya tiene acuerdo pactado con los 72 alcaldes sonorenses en ese sentido, ¡los 72!  

No ha sido un operativo fácil, el del mando policial único, porque representó hablar con los 72 alcaldes, con los dirigentes de los partidos que en grupo representan, con la sociedad civil, con los funcionarios estatales que acompañaran al gobernador Durazo, con el propio gobernador, con los 33 diputados en lo particular y por bancada, y hasta con él mismo, y concretar eso requiere de tejido fino y manejo de la mano izquierda para hacer política.

El actuar de Jesús Valencia Guzmán ha sido de bajo perfil, moviéndose detrás de las filas, por eso lo mandaron a él al Congreso a resolver y finiquitar el entuerto con el PT, y de ahí la importancia del acuerdo que Valencia Guzmán hizo ya con el PRI. No podrá ya el PT meterle presión a Morena.
Sorprende que no haya sido nombrado, Valencia Guzmán, en la integración del gabinete estatal, pero a veces, el gabinete detrás del gabinete es el que mejor resultados le da al gobernador en turno. No pierda de vista a este hombre, y a un puñado más como él que operan detrás la trinchera.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba