Los científicos quieren resucitar al extinto mamut lanudo

La empresa biocientífica Colossal anuncia que puede resucitar el mamut lanudo de la tundra ártica basado en las nuevas tecnologías


El Mensajero

Martes 14 de septiembre de 2021


"Los humanos no habían podido usar estas tecnologías para recuperar los ecosistemas, curar la Tierra, preservar su futuro a través de la repoblación de los animales extintos", comentó el Director Ejecutivo, el cofundador de Colossal y el emprendedor tecnológico Ben Lamm.


Colossal comentó que la empresa primero va a intentar extraer el ADN de los restos de los mamuts, y después insertarlo en el genoma de los elefantes indios, porque los ADN de ambos son similares a 99,6%.

La empresa que coopera con el Harvard Genetics anuncia que espera encontrar un modelo funcional para recuperar los ecosistemas dañados o perdidos y, por lo tanto, mitigar o bajar los efectos del cambio climático. Agregó que ya consiguió recaudar 15 millones de dólares para el programa.





El mamut lanudo habitaba en la mayoría del territorio del Ártico coexistiendo con los primeros humanos que cazaban los herbívoros y usaban sus colmillos y huesos como herramientas. Los animales se extinguieron aproximadamente hace 4000 años. Los científicos han recuperado los restos de los mamuts lanudos, como dientes, colmillos y pelos, para secuenciar el ADN.


Los defensores de la idea de la resurrección del animal apuntan a que este proceso puede ayudar a lograr más conocimiento sobre la biología, la evolución y las tecnologías, además de reparar los ecosistemas dañados por los humanos y crear oportunidades para la conservación.


Las tecnologías usadas para la resurrección podrán ayudar a preservar las especies en peligro de extinción, aseguran los biocientíficos. Los representantes de la empresa creen que los mamuts lanudos podrán revitalizar los territorios del Ártico y que podrán mitigar el calentamiento global.

No obstante, existen oponentes a la idea. Un estudio publicado en Nature Ecology & Evolution journal muestra que este tipo de programas pueden ser caros y que gastar este dinero en los programas de la protección de las especies existentes sería mejor.

Otro peligro consiste en que los animales resucitados son portadores de nuevos patógenos que pueden infectar a los humanos y afectar al medioambiente


Según los datos de la ONU, cerca de un millón de animales, plantas, y hongos se enfrentan a una posible extinción en las próximas décadas. El cambio climático está afectando gravemente a especies de osos polares, guepardos, y tortugas verdes, entre otros.


Fuente: Sputnik Mundo

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba