La opacidad en la educación

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad

Karl A. Menniger

 

El gobernador Alfonso Durazo Montaño, y el secretario de educación, Aarón Grajeda Bustamante, presentaron el programa Reactiva tu escuela, con el que buscan involucrar a autoridades educativas, docentes, padres de familia y estudiantes, además del sector empresarial, en el rescate de los planteles educativos, luego de un sistemático abandono de estos, a consecuencia de los 18 meses de pandemia por el Covid19.

El plan es bueno, porque no se ve como esta reactivación pueda suceder sin que la sociedad civil organizada se involucre.

El gobierno estatal urge de las clases presenciales, porque esta actividad es parte de la reactivación económica del estado, pero no sucederán si se sigue considerando que los planteles educativos no están en condiciones estructurales para recibir a los maestros y estudiantes.

Pero mire, mientras el gobierno estatal hace un esfuerzo por suplir el apoyo presupuestal federal que no llega para este propósito, justamente los programas educativos de la federación presentan, digamos, ciertas desavenencias. Le explico:

Hasta el 2018, existía en el país el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), con un presupuesto anual alrededor de los mil 200 millones de pesos destinados a Sonora. Este erario era para el mantenimiento de las escuelas del sistema básico, y la construcción o ampliación de las mismas, y lo aplicaba en coordinación con el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa (ISIE).
Pues bien, el Inifed desapareció para dar paso a los Comités Educativos de Administración Participativa, integrados por padres de familia, docentes, alumnos a partir del 4to grado de primaria, y miembros de la sociedad civil, que dejaron de participar en conjunto con el ISIE.

La responsabilidad de estos comités es dar mantenimiento y rehabilitación a las escuelas, para lo que recibieron de 150 mil, hasta medio millón de pesos anuales, según la cantidad de alumnos del plantel que representan.

En Sonora, según informa Jorge Taddei Bringas, están integrados 800 comités de este tipo, representando a igual número de escuelas, que ya recibieron ese dinero en mención.

El gran problema es que, de forma pública y transparente, nadie sabe quienes integran estos comités, ni quienes son sus tesoreras (por regla tiene que ser una mujer), tampoco se sabe que escuelas de Sonora están bajo ese esquema de apoyo, cuanto han recibido realmente de aportación federal, como lo han invertido en las escuelas, ni cuanto tienen de fondo.

Tampoco se ha informado quienes han sido beneficiados con las obras, porque mire usted, estos comités determinan quienes pintan, construyen, resanan, reparan o limpian, y los escogidos pueden ser los integrantes mismos del comité, sus familiares o sus amigos, o el “maistro” de la colonia.

El gobierno federal no los está monitoreando, supervisando ni fiscalizando, tampoco revisa ni audita las obras que en las escuelas se estén llevando a cabo. Es decir, mil 200 millones de pesos anuales, del 2019 al 2021, andan volando, al menos, si de transparencia y rendición de cuentas se habla.

Pero hay otro dato irregular: estos comités no se integraron por consenso estudiantil, ni con consulta a padres de familia o docentes de cada escuela en Sonora, no, se formaron en base a los padrones de la Secretaría del Bienestar, y ahí, los “aspirantes” entregaron su documentación, registraron cuentas bancarías, y firmaron lo conducente para convertirse en benefactores del gobierno federal.

El gobernador y el secretario de educación tienen un genuino interés por reactivar la educación, no con el “llueva, truene o relampaguee” oficial, sino con responsabilidad compartida, caminando de la mano con la sociedad estudiantil y empresarial, pero la secretaría del bienestar, desde el 2019, camina en sentido opuesto.

¿Hay opacidad en la conformación y operación de estos comités? Si, y mucha, en todos los sentidos. Y cuando hablábamos de mil 200 millones de pesos, el tema debe ir más allá de solo decir “estamos cruzando la información”. Enorme tarea para el secretario de educación.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba