El periodismo de Sonora

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

Algunos periodistas no intentan obtener los datos necesarios para hacer una información exacta

Adolfo Suarez

 

Hay quienes piensan que los análisis politicos en Sonora están viviendo su peor crisis existencial. Periodistas, reporteros, columnistas, analistas, locutores, conductores, asesores, estrategas, opinólogos y comentócratas, dicen esos mismos, que están divididos en más grupos opositores entre ellos que los que existen dentro de todos los partidos politicos juntos de este estado. Por eso agregan que los medios locales sonorenses están publicando sendas columnas políticas de ex militantes de partido, y lo que en ellas escriben, dicen también, tiene más veracidad que lo que escriben aquellos que tienen décadas arrastrando las plumas.

Se publican incluso las de actuales senadores y diputados, y vaya usted a saber si también las de alcaldes y regidores en uno que otro municipio.

 

Los que son o se reconocen como miembros del gremio periodístico, o de comunicólogos como dicen otros, están duramente enfrascados en diferencias personales, en competencias profesionales sin sentido, en promover sus imágenes en redes sociales, o en el frenético impulso a su alter ego.

 

También dicen que otros tantos, sin saber si es en el peor o en el mejor de los casos, están listos para impulsar con “campañas periodísticas” a quienes consideran deben ser los próximos candidatos rumbo al 2021 y al 2024, y que para ello se valen de tremendas columnas que resultan más odas que otra cosa, o de inefables descalificaciones adelantadas a quienes puedan contender contra sus “gallos” ya cantados.

O bien, dicen, se venden como community managers y no como periodistas o columnistas, asegurando a diestra y siniestra que las campañas electorales se ganaran en el tuiter, en el Facebook, en el Youtube o en el Instagram.

 

Resulta imposible de creer que digan que no hay una sola columna en Sonora que sea proactiva, constructiva, dinámica, informativa ni de contenido efectivo. Ni una sola. Juran y perjuran que todas están impulsadas por la línea que les dictan desde cualquier nivel de gobierno, o por la fobia que sienten por los que son del partido contrario. Atestiguan si es necesario que vienen también aderezadas por intereses personales, o que llegan a ser el copy paste de tarjetas informativas, o peor aún, que son analectas que solo ocupan la firma de quien las deberá publicar bajo su nombre.

 

Que ganas dan de demostrarles lo contrario.

 

Pero luego surgen personajes como Vicente Guerrero, un periodista que dicta su Sin Censura desde el 2010 en Chicago, IL en los Estados Unidos, acaparando los espacios de análisis que deberian ocupar irrestrictamente los de Sonora, hablando de temas locales como Loma de Bácum, o como los del Congreso Local, y queda la duda de que todo lo anterior sea cierto.

 

También otros como Efraín Martínez Figueroa, quien se dice consultor y estratega político desde el 2006, y con un curriculum profesional de este tamaño, que salta para dictar quienes habrán de competir por la gubernatura sonorense en el 2021, buscando dar a conocer en Sonora a Rosario Alejandro Esquer Verdugo, un cajemense avecindado en el centro del país desde los años setenta, y cercanísimo en afectos personales y politicos a Andrés Manuel López Obrador.

 

De ascendencia priista, de formación perredista, y de ideologia morenista, Esquer Verdugo dicen ellos dos, es el tercer candidato de Morena a la candidatura por la gubernatura de Sonora en el 2021, y descalifican en sesudos análisis a Alfonso Durazo Montaño y Ana Gabriela Guevara Espinoza.

 

Son tan ignorantes de la politica sonorense, que omitieron mencionar a Arturo Bours Griffith, Lilly Téllez, Célida López y otros tantos que, es cierto, no tienen ninguna posibilidad, pero que en el ánimo democrático de Morena deben al menos seguirse mencionando como aspirantes. No se olvide tampoco a Jorge Taddei Bringas.

 

Ignoran también lo que en Sonora se sigue manejando como una posibilidad: las alianzas de Morena con cualquier partido, y el nombrar candidatos a aspirantes independientes o de otros partidos.

 

Es tan burda la intención de vender el nombre de Rosario Alejandro Esquer Verdugo en Sonora, que en el pecado de hacerlo como el alfil del presidente András Manuel López Obrador, pasan por encima de Alfonso Durazo Montaño a quien ven en el Morena de Sonora, si es cierto, ya no como candidato por su enorme encomienda como adalid de la seguridad en México, pero si como el pilar y bastión que habrá de promover y aprobar todas las candidaturas para al menos, el 2021.

 

Ese es el nivel de análisis político que muchos creen se hace en Sonora, y por eso se atreven a dictar agenda desde el extranjero o desde el centro del país.

 

Por eso los perros de afuera vienen y le ladran a los de adentro.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba