El presidente y la gobernadora, politica de ida y vuelta

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas

Madre Teresa de Calcuta

Las declaraciones vertidas por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Sonora, en el marco de su acostumbrada conferencia mañanera, sorprendieron a propios y extraños. 

No hubo una sola línea de contienda, de confrontación ni de diferencia politica con nadie. Ni por asomo dio a entender que esté preocupado por el proceso electoral del 2021, o que su consigna sea utilizar todo el aparato de gobierno en esa elección en Sonora. No dictó una sola línea que haga suponer quienes son sus candidatos, en que partido tiene apostada una futura coalición, o cuales posiciones electorales son las de su interés. 

No mostro fobias, no atendió una sola pregunta capciosa o con lectura entre líneas, y hábilmente le dejo claro a todos que, su función primera, es la de dirigir al país como el presidente.

No se cumple aún el primer año de su gobierno, y nadie en el partido que lo llevó al poder puede presumir que la federación sea la estructura que les habrá de refrendar el mismo triunfo electoral que vivieron en el 2018. 

En contra parte, se mostró abierto al trabajo conjunto con la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, dejó las puertas abiertas para todo tipo de proyectos, y contrario a lo que algunos esperaban, no refrendó una sola acusación de corrupción, de mala praxis administrativa en el gobierno estatal, no repartió culpas en los temas de combate a la delincuencia y la inseguridad, y no le permitió a nadie dar rienda suelta a las pasiones de quienes siguen sin entender que una cosa son los actores del pasado, del Prian, y otra distinta los gobernantes actuales, sean del partido que sean.

Pero las lecturas a pesar de todo deben ser por encima del cerco.

Mostrar esta pasividad no significa, en ningún sentido, que Morena y él van en sentido diametralmente opuesto. Podría significar más bien que lo que ocurre en Morena de Sonora no es de su agrado. La división y falta de eficacia de la bancada legislativa en el Congreso, los grupos de poder al interior y algunos de ellos ni siquiera de izquierda, la intromisión de grupos relacionados al padrecismo, los malos manejos financieros, las inconformidades de quienes se dicen desplazados, la ausencia de perfiles efectivos para ocupar las próximas candidaturas, la práctica de la tropa de pasar por encima de lideres ya añejos y decenas de dimes y diretes colocan a Morena en la exacta posición en la AMLO los puso: no tienen el apoyo del jerarca si no corrigen el rumbo a tiempo.

En segundo lugar, debe quedar claro para los de Morena que los intereses que ellos estén pactando en Sonora con militantes de otros partidos, están muy por debajo de los que ya se signaron en el centro del país. Hay niveles, pues. 

Luego de lo anterior, deja un intenso mensaje para los que a diario se desgañitan descalificando la administración estatal actual, para quienes suponen que toda acusación se reducirá a ver moros con tranchete en cada acción de gobierno en Sonora, y para quienes suponen que la 4T significa en automático la desaparición de administraciones de otros partidos, aunque estén trabajando mejor que las de la coalición misma: no se atenderá a los ociosos que solo acusen por acusar.

Los temas que se trataron en esa conferencia son de dominio público. La carretera se entregará cuando se termine, el fondo minero llegara antes del próximo diciembre, los delitos de alto impacto son nacionales y no exclusivos de Sonora, los proyectos se trabajan en beneficio de la gente, hay coincidencia de ideas con CPA, la Guardería ABC se resolverá en las instancias correspondientes, los precios de la gasolina son nacionales, y siga usted nombrando los que recuerde.

Nada de importancia que mencionar en ese sentido.

Una de las máximas de la politica internacional es dejar que la politica adversa suceda, pegados a la pared. Pero luego hay que saber reconocer cuando ya es favorable, no para subirse a ese barco olvidando la ideologia propia alzando campanas al vuelo, sino haciéndola coincidir, armoniosamente, a favor del gobernado.

Eso es justamente lo que está sucediendo en Sonora, el presidente muestra la intención de no dejarlo solo como estado, de apoyarlo conforme la 4T se vaya asentando, y de trabajar de manera conjunta con todas las fuerzas políticas que entiendan lo que en el párrafo anterior se explicó. Y la gobernadora, y el PRI que camina con ella, asi lo entiende.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 y en todas las redes como MensajerRed

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba