Las plazas de la CNTE, un caballo de Troya

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

La filosofía del aula en una generación será la filosofía del gobierno en la siguiente

Abraham Lincoln

En el pasado proceso electoral, el líder de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educacion (CNTE) en Sonora, David Guadalupe Valenzuela, prohibió que sus miembros se acercarán al partido Morena, descalificó los encuentros que algunos de ellos tuvieron con Alfonso Durazo Montaño, y no avaló los acercamientos que se dieron entre los mismos y Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato de ese partido a la presidencia de México.

Durante ese proceso electoral la CNTE a su cargo no apoyó en ningún acto a Morena, no participó en evento alguno, y no existe evidencia de una sola declaración de simpatía hacía el proyecto de gobierno de AMLO en Sonora.

Pese a eso, varios docentes desobedecieron la orden y compartieron la sal y la pimienta con el ahora presidente, y el ahora secretario de seguridad. Por ese atrevimiento fueron expulsados, o voluntariamente dejaron de participar en los activismos sociales de la CNTE Sonora.

El tema toma especial relevancia ahora que la federación le ha entregado a esta coordinadora a nivel nacional, el control absoluto de las plazas docentes en México, y en Sonora. 

Pero mire usted, conozca un poco el contexto: David Guadalupe Valenzuela - encabezando varios actos de activismo social y sindical en años pasados – representó jurídicamente a sus agremiados tramitándoles amparos, y cobrando por cada uno de ellos. Maestros contra la ley del Issste, contra la reforma educativa, y ejidatarios contra mineras extranjeras han sido sus defendidos, y también sus clientes. 

No es nada difícil pensar que las plazas docentes que ahora la CNTE controlara, puedan representar un enorme potencial de negociación para alguien que, ante esas circunstancias, sabe obtener el mayor beneficio económico posible.

Pero es ahora importante retomar el párrafo en el que se habla de maestras que fueron cesadas por no presentar el examen de evaluación, que después fueron separadas de la CNTE por su afiliación a Morena, y que ahora han sido reinstaladas en sus plazas docentes por el gobierno federal.

¿Buscara este grupo, no afín a David Guadalupe Valenzuela pero si a la CNTE, tener injerencia en el manejo de esas plazas docentes que habrán de asignarse durante cinco años? Seguramente si, aunque de momento no hayan mostrado interés, o no se hayan aún manifestado al respecto.

La relación de la CNTE con la 4T pende de un hilo, no es para nada un concubinato idealista, ni político, ni social, mucho menos sindical. Fue una especie de “atracción fatal” provisional que, más que buscar una solución a un tema como la reforma educativa de EPN, fue una apurada intentona de no abrir un frente social que la federación no puede ahora contener.

La federación no soportara mucho tiempo que la CNTE se le imponga como está acostumbrada a hacerlo contra todos los gobiernos anteriores.

No será nada saludable tampoco que el idealismo con el que la CNTE forma a sus maestros en las escuelas normales del país, tome el control del pueblo bueno y sabio desde las aulas, y les pueda inculcar ideas contra la misma 4T.

Mucho menos será plausible que la gobernabilidad del país dependa, en un mediano o largo plazo, de lo que la CNTE decida con el poderío político y sindical que le dará el manejo de las plazas docentes por todo el país.

De ahí la importancia de que en Sonora no represente ese poder un personaje que siempre ha sido motivado por un carácter antisistema, anti-gobierno, y antipolítico/partidista. Las acciones de la CNTE de Sonora podrían ir - ya fortalecida con el poder que la federación le está inyectando – no únicamente contra el gobierno estatal representado por el PRI, sino eventualmente contra los grupos politicos de Morena y el resto de los partidos.

Entregarle el control de las plazas docentes a la CNTE se podría ver como un ambiente minimalista, pero es en realidad, un caballo de Troya en construcción para los tres niveles de gobierno, sin importar el partido al que representen.

¿Quiere usted cruzar una apuesta? Más pronto de lo esperado, la CNTE buscara conformarse como una agrupación primero, y como un partido político después. Las plazas sindicales garantizarían su conformación.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba