La tragedia en Bavispe ya esta en la agenda de Estados Unidos

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

El mundo sufre mucho. No sólo a causa de la violencia de las personas malas. También por el silencio de la gente buena

Napoleón Bonaparte

Cuando la Guardia Nacional llegó a Sonora, unos meses atrás, el gobierno del estado puso a su disposición toda la infraestructura que tenía para el combate a la inseguridad. La tecnología del Centro de Control, Comando, Comunicacion, Computo, Coordinación e Inteligencia (C5i) fue una de estas.

En los primeros dias de su arribo, los casi dos mil elementos fueron desplegados por el estado, particularmente en los municipios del sur, mientras que sus mandos cumplían cortesías protocolarias con las autoridades estatales y municipales, y una de ellas fue la visita justamente a este centro, donde fueron guiados palmo a palmo por cada una de sus instalaciones, e informados de todo lo que ahí sucedía en cuanto a vigilancia, monitorio, operación de cámaras de vigilancia, reportes, estadísticas, agendas de riesgo, zonas de peligro, personal disponible y demás. 

Los elementos militares ofrecieron en respuesta un profundo recelo, suponiendo ellos que trabajar de manera coordinada con esa tecnología, operada por autoridades estatales, podría significarle a esta naciente Guardia Nacional un riesgo a la secrecía de sus operaciones, y una posible intromisión a su logística de información y documentación de datos. 

No se sabe, al menos no de forma oficial, que hayan destinado elementos para instalarse y operar ahí, en el C5i. 

El tiempo pasó y a nivel nacional llegó el culiacanazo, el vacío de información se acrecentó en la federación, y hace unos dias la tragedia se presentó en Bavispe, en la zona serrana de Sonora, donde seis niños y tres mujeres jovenes fueron brutalmente asesinados por bandas delincuenciales, mientras que cuatro menores más fueron severamente lesionados por armas de fuego.

La tragedia de Bavispe se presenta un dia antes de la celebración de la plenaria de la Comision Sonora-Arizona, en la que empresarios, politicos, y líderes de opinión de ambos estados se reúnen cada cierto tiempo, y donde se acuerdan la cantidad de agendas de trabajo que usted quiera.

A este evento estaban previamente invitados Cristopher Landau, embajador de Estados Unidos en México, y el propio Doug Ducey, gobernador de Arizona. Ambos compartirían agenda con Claudia Pavlovich, gobernadora de Sonora.

El tema de Bavispe les llegó sin anunciarse, y platicarlo ampliamente durante esta comisión en mención fue obligado.

En tanto este evento se desarrollaba, la federación no atinaba a donde dirigir las culpas, si al pasado o si al presente, si a ellos mismos o si a las autoridades estatales y municipales. Vaya, no alcanzaba siquiera a dirimir diferencias personales entre sus miembros, y lejos de enviar a Sonora al propio secretario de seguridad pública, mandan al canciller. 

Y luego, el inefable boletín emitido por el área de comunicación social de la Fiscalía General de la Republica, con el que anuncian que deben ser las autoridades locales las que inicien la investigación, que no hay elementos sólidos para determinar que la delincuencia organizada sea la responsable del ataque en Bavispe, y que no se sabe si las armas utilizadas son de uso exclusivo del ejército o no. Además, irresponsablemente confirman que el delegado de esta fiscalía federal no hablaría del tema. Si no informa él ¿Quién? 

En tanto y casi al mismo tiempo, Doug Ducey recorría las instalaciones de este mismo C5i que visitaron los militares semanas antes. Conoció las mismas instalaciones, fue observador de la misma tecnología para el combate a la inseguridad, y atestiguó la misma infraestructura de punta como para hacer desde ahí, lo necesario para operar lo que haga falta en combate a la delincuencia organizada.

¿A quien le informara el gobernador arizonense de lo que ahí vio? ¡Vaya usted a saber!

¿Qué informara? Juzgue usted según su criterio.

Lo que es importante subrayar es que la gobernadora de Sonora jamás iría en contra de acuerdos federales, en desobediencia al presidente de México, o en contra de la soberanía nacional ni estatal, ni mucho menos en contra de la politica del actual regimen. Pero lo que si es una realidad es que no dejara a los sonorenses solos ante los ataques de los criminales que hoy mataron en Bavispe, y que ante una autoridad federal impávida e inmóvil, se atreverá a matar donde quiera se le pegue la gana.

Nadie, absolutamente nadie, puede quedarse de brazos cruzados, sin hacer algo por la legitima defensa de la vida de inocentes, pensando solo en abrazos y en ser feliz, feliz.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba