La evangelización politica en México

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

La eficacia de una propaganda politica y religiosa depende de los métodos empleados y no de la doctrina en sí, que puede ser verdadera o falsa, sana o perniciosa, eso no importa si el adoctrinamiento es efectivo. Aldous Huxley

Arturo Farela Gutiérrez es un pastor cristiano formado en las iglesias Asambleas de Dios, y líder de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice). Como pastor se sabe muy poco de él, como líder evangélico menos, y su trabajo dentro de las filas de iglesias cristianas no forma parte de su perfil público. Es más conocido como activista, porque desde su incursión en las denominaciones religiosas cristianas o protestantes, buscó crear grupos que se enfocaran más en temas sociales y politicos, que en evangélicos o misioneros.

Su biografía la puede usted consultar con solo teclear su nombre en Google, y si la lee, coincidirá con quien escribe que la misma es la de un político activista de izquierda – por ser un opositor a priori y posteriori contra el PRI y el PAN - y no la de un cristiano evangélico. 

Por eso la Cuarta Transformación lo adoptó. Nadie es mejor que Farela Gutiérrez para predicar politica de izquierda juntamente con la Palabra de Cristo, nadie tan diestro para exponer la Cartilla Moral como si fuese la Biblia. Nadie tiene su retórica contra la politica prianista, mezclada tan magníficamente con pasajes bíblicos sacados de contexto, para convencer de su maldad. En México hay poco más de 30 millones de mexicanos profesando alguna ideologia cristiana o protestante, y nadie podrá adoctrinarlos mejor que él, apoyado en los mas de siete mil pastores cristianos que forman parte de Confraternice.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump, conocido evangélico, formó con el apoyo del pastor Ralph Drollinger la Capitol Ministries, una agrupación cristiana/politica de alta envergadura, y que en octubre del 2018 celebró su primer reunión privada en México con lideres cristianos mexicanos. Farela Gutiérrez encabezaba ese grupo.

Muchos suponen que la política internacional que la 4T ha encabezado se ha resuelto a traves de la cancillería y Marcelo Ebrard. No siempre ha sido así, y de eso, habrá que preguntarle justamente a la Confraternice y a Capitol Ministries. Se habla de la Cuarta Transformación y de una politica distinta a la que se ejerció en los últimos setenta años, pero en realidad en México se busca establecer la regla que ya en Estados Unidos impera en el gobierno de Donald Trump: se gobierna con la Biblia, y con principios morales que de ella emanan.

Por eso algunos columnistas nacionales llaman a Arturo Farela el capellán de la 4T, y otros tantos, el pastor, mientras que algunos más ingenuos le atribuyen ser el líder moral del lopezobradorismo. En realidad, es uno de los más peligrosos y efectivos operadores politicos con los que el actual regimen de gobierno enfrentara las próximas elecciones electorales.

Pero ¿es esto bueno o malo? Lea usted:

Farela Gutiérrez se auto declara ser soldado de la 4T, y con esto, en automático, rompe el principal código espiritual de los pastores cristianos, que se consagran solo como soldados de Cristo. En el cristianismo, violar este código es sinónimo de apostasía que, traducida la palabra al coloquial idioma, es traicion y mentira.

No mentir, no robar y no traicionar es el trinomio de la 4T. Cualquier cristiano, ya no digamos pastor, que se autodefine como soldado de las leyes de la 4T antes que las de Dios, pues, sin duda, miente y traiciona.

Pero, vaya usted mejor a otra idea distinta a todo lo anterior. ¿Qué tan conveniente es que alguien como Arturo Farela evangelice políticamente con el Código Moral a los mexicanos? Mire usted: en primer lugar, habrá que olvidarse de toda cristiandad en la intentona, porque evangelizar a no creyentes, solo con la Biblia, y hablar de Dios a los ya creyentes, solo con la Biblia. Quien hable en nombre de Dios con un libro distinto a la Biblia no solo es un mentiroso y un traicionero, sino un falso profeta, y de esos pidió el propio Jesucristo a no creer nada de lo que con sus lenguas hablen. Nada.  

Por eso es por lo que la 4T comete un error garrafal apoyar el intento de un buen programa de gobierno, que tiene la intención de inculcar valores cívicos y morales a los mexicanos, con alguien que se escuda detrás de una formación bíblica, y que dice encabezar a parte del cristianismo en México.

¿No se convence usted? Entonces considere esto: el multicitado personaje busca promover la suficiencia de leyes para que lideres de culto puedan crear partidos politicos, convertirse en candidatos electorales, y ser nombrados funcionarios públicos, sin que eso represente renunciar a su formación religiosa. Quien escribe tiene hartas coincidencias en esto, pero que las promueva un pastor cristiano con alta ideologia de izquierda, y quien ha profesado más la politica que la misma fe, resulta francamente desalentador.

Farela Gutiérrez es a los cristianos lo que “la quina” fue a los petroleros, “la maestra” a los docentes, “el napito” a los mineros o “el victor” a los ferrocarrileros. ¡Dios nos agarre confesados! Además, es uno de los hombres de mayor confianza del presidente, a él se le consultan muchos temas, y es uno de los filtros más duros entre funcionarios y programas sociales y presidencia. Parte de su familia y allegados son funcionarios federales en varias dependencias del gobierno. ¿Cómo ve usted?

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba