La caída del presidencialismo

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

La caída del presidencialismo

Gobernar no es mandar, por mucha mayoría que se tenga

Juan Luis Cebrián

Fueron cuatro los principales factores que acabaron con la popularidad y aprobación del ahora expresidente, Enrique Peña Nieto. Estos cuatro elementos se afianzaron en los últimos 3 años de su mandato, pero para sorpresa de muchos, los mismos han tomado posesión en la actual administración en apenas un año y meses de gestión, a pesar de que encuestas de conocidos medios nacionales le siguen otorgando al presidente porcentajes de aceptación por encima de los sesenta puntos.

Pero como el propio mandatario nacional lo dijo incansablemente en su campaña: las benditas redes sociales dicen otra cosa.

El pasado 6 de enero, en el municipio de Ayala, en Morelos, campesinos de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), tomaron posiciones en un estadio de futbol en Anencuilco, y a la llegada del mandatario nacional buscaron tumbar las vallas de seguridad para reclamar ser escuchados. No se les escuchó, y los campesinos simplemente fueron plantados. Ni una selfie hubo para ellos.  

La difusión de los hechos fue a traves de las redes sociales, y en adelante, el fantasma de la protesta y el reclamo popular podría estar acompañando a la 4T en el resto de sus giras.

¿Por qué podría pasar esto?


1.- La crisis de la confianza y la corrupción

Durante la campaña, se prometió recortar el copete (en alusión a Peña Nieto) de privilegios, pero el avión presidencial regresará a México, está en circulación una mas cara flotilla de autos blindados, vivir en Palacio Nacional que en Los Pinos es más ostentoso, la asistencia médica privada, el mismo Estado Mayor a su servicio solo uniformados de diferente color. En el mismo sentido, la gasolina no cuesta diez pesos como el prometió sucedería, la escalada de precios en productos básicos es tangible, el servicio de luz sufrió un incremento, y la promesa insigne, el aeropuerto, no verá luz hasta mediados del 2022.

Y para la corrupción, hablemos de Manuel Barttlet y su “no conflicto de intereses” y Napoleón Gómez Urrutia y su aún vigente pasaporte canadiense. Además, se desconoce el destino y la aplicación de millonarios recursos que se han recortado de proyectos de gobierno, no hay forma de saber cuanto ha gastado el Ejército en la construcción del Santa Lucía, y pese a la nobleza de los programas, resulta imposible saber con precisión que las becas y las pensiones se estén entregando a personas físicas.


2.- La institucionalización de la violencia y la operatividad del crimen organizado

El caso Ovidio es la palpable seña de que el crimen organizado en México está en control de todo. La ola de homicidios en evidente crecimiento es lacerante. La impunidad con la que los carteles operan es indignante. En estos últimos doce meses, han muerto a mano de la delincuencia niños, adolescentes, mujeres y personas de la tercera edad. Si eso no es una guerra que los ciudadanos estamos perdiendo, entonces que alguien diga de que se trata.

Al respecto, la federación solo dijo que esos temas no le quitan el sueño.


3.- Una naciente crisis en los derechos humanos

La designación de Rosario Piedra Ibarra como titular de la CNDH fue una bofetada para los mexicanos. La inexperiencia, la íntima relación con el presidente, y la burda forma de responder a medios de comunicación, son inequívoca señal de que, la CNDH, no señalara nada que vaya en contra de la 4T.
El ejemplo más claro de lo anterior es la construcción del tren maya, que no es bien recibido por la totalidad de los yucatecos, esta abiertamente violando los derechos de pueblos indígenas. Además, la intromisión del EZLN contra esta construcción federal abrirá un frente de conflicto social que no se ve como pueda atender ni resolver una comisión nacional entregada a la federación.


4.- La economía no despega

Pese a una positiva flotación del peso mexicano frente al dólar, un crecimiento económico del cero por ciento, que cobrara su cuota en mediano y largo plazo, inquita al sector productivo. Por otra parte, el reciente aumento del salario mínimo provocó el aumento en el precio de productos básicos, y no levantó expectativa en el laboral.

Sin duda el 2020 será el año en el que, si no cambia su versión antes, la federación deberá empezar a hacer frente con responsabilidad a los desaciertos que se cometen,

El presidente insiste en que primero deben ser los pobres, pero mexicanos somos todos.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba