La caída de Morena en Sonora

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia

Henry Ford

Para entender lo que está pasando con Morena en Sonora, es importante hacer un recuento de los daños, y no partir del episodio de la aprobación del presupuesto en el Congreso, apenas en diciembre pasado.

El inicio de sus males fue justo meses antes del dia de la elección en 2018, cuando las dirigencias nacionales del PES y del PT pactaron la coalicion con este partido, haciéndola extensiva a todos los estados.

Cuando en Sonora se supo lo anterior, la inconformidad fue latente en todos los sentidos. No hubo fraternidad electoral, y las dirigencias estatales de cada partido señalaron sus límites. El PT y el PES venían trabajando en determinados municipios y distritos locales, y cada uno aseguraba victorias en estos, pero una cartera repartida de candidaturas daba al traste con sus planes. Luego vinieron ideas distintas en ideologia, en intereses comunes y en principios y valores. Desde ahí, todo auguraba un desastre electoral para los tres.

La campaña electoral de ese 2018 fue de altibajos para todos los candidatos, algunos de ellos ni siquiera pisaron los distritos por los que competían, otros, menos ilustres, no eran conocidos ni por su apelativo. En ayuntamientos donde se ubican mas de un distrito, el candidato a la alcaldía caminó por un sendero, y los de las diputaciones por la bifurcación. 

Se enteraron de que habían ganado su elección mientras festejaban el triunfo de AMLO. Otros, hasta el dia siguiente.

La dislocación sobrevino cuando lo que pretendió ser un curso de preparación, impartido por sus más altos lideres morales, se convirtió en uno de adoctrinamiento, que marcaron las primeras diferencias entre todos los ganadores. En ese momento, la coalicion Morena-PES-PT se sentía suprema, invencible, poderosa. Pero ya en poder de sus curules y ayuntamientos, empezó muy pronto la errática actuación de todos cuando supusieron -vía sus asesores- que debían y podían tomar el control absoluto del recinto legislativos y de sus cabildos. Craso error. Perdieron meses en disputas vanas, en dimes y diretes, y en rencillas colectivas que no les permitieron entender que más que plazas para los suyos, el tiempo para ellos era el del aprendizaje.

Para entonces, ya la coalición estaba dividida, señalándose entre ellos, y siendo objeto de críticas mediáticas y ciudadanas. El estado terminal se marca cuando el PT se deslinda de Morena, y cuando el PES marca su propio territorio. Esto en el Congreso y en los municipios. 

¿Por qué todo apunta a Morena? Porque como lo dijo el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, que lo dijo asertivo: es este partido el que prometía el cambio, y no la ha hecho y no se sabe de qué están hechos los morenistas en Sonora.

A inicio de este 2020, alcaldes y diputados de Morena están señalados de corrupción, nepotismo, malversación de recursos, mala praxis de gobierno, también de ineptitud, insensibilidad, falta de interés y de ignorancia.

¿Aprobaron los diputados locales el crédito por mil 300 millones de pesos por error? ¡Por supuesto! Y también por una mezcla de irresponsabilidad, desinterés y de absoluta ineptitud. Se dedicaron a repartir bolsas de dulces y a quebrar piñatas en posadas, en lugar de encerrarse en sus cubículos a estudiar y entender lo que la votación de un presupuesto representa.

Pero no es la conjugación de estos factores ni la mezcla de estos males, lo que descalifica a Morena, sino no haber registrado candidatos con perfiles politicos adecuados.

En su visión revolucionaria, socialista y chavista, consideró que era importante darles oportunidad a activistas sociales, lideres de barriada, amas de casa, deportistas, y personajes tan alejados del ambiente político, que ni siquiera contaban con un traje a la medida para usarlo en la toma de protesta. 

Por eso es por lo que Morena está viviendo esta crisis. No entendió que gobernar no es lo mismo que idealizar, y fue a la guerra listo para morir en ella, más no para izar la bandera.

Si pretenden expulsar o desconocer a los diputados locales por el error del presupuesto, también deberán hacer lo mismo con los alcaldes, que algunos han resultado peores en sus desaciertos. Pero también deberán auto expulsarse quienes hayan sido responsables de postularlos como candidatos.

¿Sucederá lo mismo en el 2021? Depende de ellos.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba