La venganza presidencial y la guerra naranja

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Pasar mucho tiempo con la esperanza de que alguien sufra las consecuencias de lo que le hicieron, es como permitirles que lo hieran por segunda vez

John Williams

Luego de 12 años de odiar al PRI y al PAN, es difícil dejar de hacerlo en apenas uno. Luego de sentir que fueron los responsables de muchas desgracias propias, es imposible no cobrarse algunas de cal por esas que fueron de arena. Ver por todo un sexenio a la figura presidencial en la persona de un espurio fue, sin duda, un castigo visual permanente, y por eso es entendible que, con ese mismo poder, ahora se le quiera disminuir, a ese mismo espurio, incluso como ciudadano. Todo lo anterior es normal para el presidente. Y también es normal para los amloistas del pasado que, junto al entonces candidato derrotado, se alimentaron de ese mismo odio. No solo es normal, sino hasta disfrutable.

El presidente sabe que ya no cabe en él ni una sola aspiración politica más, tampoco en ningún miembro de su familia. Por eso no le importa mucho que el partido que él inventó, Morena, se vaya por el desfiladero. Ya no le será útil. Y tan es así, que ya mandó el telegrama: “si siguen, me voy de Morena”.

Por eso el presidente sigue disfrutando el momento. Está viviendo el más grande de sus sueños. Cada día es una nueva aventura para él. Es además un exitoso youtuber, un referente poderoso en las redes sociales, y es famoso entre los usuarios de casi todas las plataformas de comunicación por internet. Le encantan las selfies, cada vez domina más el interactuar con sus simpatizantes que lo videograban con sus celulares. Es un rockstar y lo disfruta a plenitud. ¿Qué más se puede pedir?

¿La figura presidencial? ¿La investidura? ¡Ah! Para él, los expresidentes la elevaron a niveles faraónicos, y la consigna es bajarla a niveles de servidumbre. Por eso las plumas, los panes, las capas y los sombreros. Por eso también las vestimentas de mil colores, los bastones de mando, los obsequios incluso vivos e intentando huir. Por eso también las fondas, la barbacoa con tortillas hechas a mano, y las bebidas destiladas ahí mismo, con ruecas de madera empujadas por borricos. Y es que al mismo tiempo que hace esto, ridiculiza a todo el regimen de la oligarquía que tanto aborrece, y además él sigue manteniendo su vigencia con el pueblo bueno y sabio, que ya lo ve como un héroe nacional que sigue escribiendo su propia historia. 

Se habla de que Marcelo Ebrard Casaubon y Alfonso Durazo Montaño serían los candidatos naturales de Morena en el 2024 ¿los ve usted, a cualquiera de los dos, ataviados con esas mismas vestimentas, sin calzado en sus pies, comiendo a ras del suelo con las manos? ¿Los ve invocando a la madre naturaleza, mientras que los gobernadores de las etnias mexicanas les lanzan el elixir de los dioses de antaño sobre el rostro? ¡Por supuesto que no! Y es que esa práctica de acercamiento con el pueblo no es una politica pública real, mucho menos una ideologia politica/social/cultural de Morena, solo es una idea personal del presidente al ejercer el poder. Es una dinámica para hacerse famoso, entre los más desvalidos. 

Por eso están sucediendo estas cosas en Mexico. Por eso es más importante un cachito de 500 pesos que las pensiones, o es más importante una frase pintoresca como “el me canso ganso” que asistir a la reunión en Davos, Suiza. Por eso la historia de México se reduce a eliminar los puentes laborales, con la idea de que eso nos hará más patriotas.

El presidente está viviendo su gran momento, mientras todos los demás intentan desesperadamente darle rumbo al país. La venganza del presidente sigue por encima de los reales y necesarios proyectos de nación.

En otro tema, pero igual de político, María Dolores del Rio Sánchez, diputada por el partido Movimiento Ciudadano, le puso el cascabel a Ricardo Bours Castelo, expriista y empresario sonorense que busca, si o si, la candidatura a la gubernatura por Sonora en el 2021 representando a este naranja partido, esto durante su asistencia a la mesa Cancún.

Sin atropellar sus palabras, tomando aire y resistiendo a las provocaciones, la diputada respondió que sus tres mayores fortalezas ahora son justamente las que otros ven como sus debilidades: ser mujer, no ser empresaria, y tener menos capital económico que Ricardo Bours. Ojo, menos capital económico mas no menos capital político.

En visita previa, el expriista en mención dijo que su propósito al acercarse a MC es la candidatura a la gubernatura, y que ya los operadores de este partido, en la cúpula nacional, le habían avisado que esta se consigue a través de designación casi directa. En contraparte, la diputada y expanista dijo que los estatutos de MC en Sonora dictan lo contrario, pero que para realmente comprometerse con el partido MC, todos aquellos que lleguen buscando candidaturas, primero deberian asegurar su permanencia como militantes naranjas, aunque no consigan esa candidatura que buscan.

Desde que Ricardo Bours presumió aquella asistencia a la mesa redonda de MC en el centro del país, recibiendo ademas menciones honorificas, no había tenido en Sonora competencia en ningún sentido, ningún frente abierto en su contra, ni una sola frase contraviniendo sus declaraciones. Hoy ya las tiene en la persona y figura más importante y reconocida de este partido naranja. No le será fácil enfrentarse a María Dolores del Rio, que si tiene su convicción firme en MC, que si ha trabajado en la estructura de este partido, y que si tiene años haciendo lo necesario para posicionarlo en las simpatías electorales. Vamos a ver de que cuero saldrán más correas.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes sociales

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba