El PRI en el arrancadero

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta 

¿Qué es lo que quieres lograr o evitar? Las respuestas a esta pregunta son los objetivos. ¿Cómo usted logrará los resultados deseados? La respuesta a esto se llama estrategia

William E. Rothschild

La asamblea que celebró el PRI el pasado sábado 8 de febrero levantó interesantes lecturas. Algunas de ellas se concentraron en hacer conteos de asistentes y ausentes, pero la vista se debe levantar por encima del cerco. Una de esas lecturas importantes es la celebración de la asamblea misma, ya que a apenas un año y medio de que Morena tomara posesión de la mayoría de las alcaldías más grandes, y de casi la totalidad de los distritos locales en Sonora, todo indica que el control electoral y político ya no le pertenece a este partido.

Por otro lado, y previo a esta asamblea en mención, el PRI se había mantenido bajo resguardo y con baja o nula actividad partidista, con muy bajo perfil en cuanto a comentarios en los temas torales del país y del estado, y con una distante intención de competir de frente por las 101 posiciones, incluyendo la gubernatura, que habrán de competirse en las próximas elecciones.

Esta asamblea fue el marco para romper con esa inercia. Determinar quienes estarán al frente del comité municipal tricolor en la capital del estado, levantó una lectura equivocada al descalificar a Iris Sánchez Chiu, como presidente, y a Oscar Cano Jiménez como secretario, argumentando ser dos conocidos rostros priistas y perdedores en la pasada elección del 2028, como si la intención de ponerlos al frente de este comité municipal fuese la plataforma para repetirlos como candidatos, o como si la responsabilidad conferida a ellos debiese haberse dado a dos novatos jamás relacionados a la politica en años previos. Este tema ocupara un espacio especial en otra columna, pero le adelantó que, en el contexto actual, el PRI necesita urgentemente conservar las estructuras sociales y ciudadanas que, ante la embestida de ex priistas a nombre de partidos ajenos al tricolor, podrían estar en riesgo de perderse o controlarlas, y que solo Iris Sánchez y Oscar Cano pueden garantizar.

Es además, esta asamblea, el primer acto partidista en el que Claudia Pavlovich Arellano, como la priista numero uno del estado, hace acto de presencia en lo que se puede considerar el arranque de los preparativos partidistas rumbo a la elección venidera que, como ella misma lo dijo, estará llena de campañas negras, de mentiras de todas los tamaños, de acusaciones y señalamientos sin fundamento, y de lo que podría convertirse en una retrógrada intención por descalificar a los aspirantes de este partido, a cualquiera de los puestos de elección popular que estarán en juego. El mensaje que envió fue en todas direcciones, incluyendo la interna al gobierno que sigue administrando, y por supuesto, al partido al que ella pertenece. No se tratará pues, para ni uno solo de los priistas que presuman serlo, de buscar candidaturas a cualquier precio, de abandonar al partido si no son considerados, o de entender que solo encabezar esta es lo importante. La unidad, les dijo la mandataria, en torno al partido, es lo que deberá llevarlo a conservar la posición politica más importante, recuperar alcaldías perdidas y conservar las ganadas, y conquistar más espacios legislativos, como candidatos o como entes de apoyo.

Por último, y una lectura dual, es la de considerar que Ernesto de Lucas, como dirigente estatal,  está ya en la tribuna mediática, documentando hechos politicos que suceden a diario y a nivel federal, y presentando datos a forma de crítica y señalamiento ante lo que él en lo personal y a nombre del PRI, considera como pifias de la federación, de las alcaldías que administra Morena en el estado, y las de diputados federales y locales que, como se ha repetido, parecen estar cada vez más alejados de los intereses de Sonora, siendo importante subrayar que ya con esto le empieza a marcar agenda a su homólogo de Morena, Jacobo Mendoza, obligandolo a salir con posicionamientos y boletines en contra de lo que él, Ernesto de Lucas, está declarando. Este liderazgo partidista ya animó a priistas de varios municipios a mostrar su interés por competir por el PRI, desvaneciendo paulatinamente aquella pasada visión de que, en el 2021, solo los candidatos de Morena podrían ganar la elección, sin importar su ascendencia partidista y su ideologia politica.

Por lo pronto, en varios municipios, bien o mal, a tiempo o a destiempo, los cuadros priistas tienen ya una actividad que en los pasados meses no desarrollaban. El error de Morena es descalificarla, considerando que la futura elección ya la tienen en la bolsa.

En la proxima columna hablaremos justo de esta visión, la de Morena, y como planean competir en el 2021, adelantando a ustedes varias aristas: Morena necesita ir perfilando 101 candidatos para el 2021, le urge determinar a ciencia cierta quien encabezara la que va en pos de la gubernatura, ocupa decidir si las reelecciones son una sana posibilidad para ellos, y debe establecer una absoluta, transparente y necesaria politica de comunicación, además de decidir lo antes posible quien ocupara la dirigencia estatal.

El PRI ya les está haciendo ruido, y en esta parejera la distancia empieza a medirse por pelos, y no por cuerpos de diferencia.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba