La red de complicidad en torno a Morena (Serie 2 parte 1)

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

En 1997 se conformó en Guaymas un grupo de apoyo en torno a Sara Valle Dessens, con la intención de llevarla a la alcaldía representando al PRD, y en septiembre de ese año la hacen tomar protesta como alcaldesa de ese puerto, luego de una interesante conformación de acuerdos e intereses con lideres politicos de partidos distintos al PRD. Pero tan desordenado fue ese grupo de incipiente poder, que el 29 de abril de 1999, antes de cumplir su mandato, la llevaron a la revocación de este.

La integración de ese expediente y su legalidad no son los temas de esta columna, sino ese grupo de poder político del que se habla.

Y es que ese mismo grupo busca ahora incrustarse en Morena, rumbo a la gubernatura del 2021.

En los escasos 19 meses de aquella administración municipal, Oscar Ramos Montiel fue su tesorero,  Santiago Luna García su secretario, mientras que Álvaro Bracamontes Sierra se ostentaba como asesor económico. Según los que en aquel año dieron puntual seguimiento a todo el proceso de desafuero contra Valle Dessens, fueron Ramos Montiel y Luna García, los que con su incapacidad politica y falta de pericia, la llevaron a cometer una serie de pifias administrativas, con las que finalmente la atraparon y le revocaron el mandato.

Los detalles de todo este proceso tampoco son el centro de esta columna, mantengamos la atención puesta en Oscar Ramos Montiel, Santiago Luna García, Álvaro Bracamontes Sierra y Sara Valle Dessens, y alrededor de estos, toda un maraña de parientes, compadres, amigos, colaboradores e incondicionales conformando un curioso árbol genealógico de nepotismo y conflicto de intereses.  

De ese 1999 saltaremos hasta el 2018, y entendamos en anticipado que, de una forma u otra, lograron ganar el favor del Partido del Trabajo, en manos en ese momento de Jaime Moreno Berry (quien no tiene fama por cierto de haber escogido los mejores candidatos para el 2018) para ganarse su apoyo, y entrar en planilla con la coalicion Morena/PES/PT y ganar, por segunda ocasión, la alcaldía de Guaymas. Pero si es importante subrayar que, en los preparativos de esa campaña, Santiago Luna García fue el responsable, a decir de muchos, de buscar el financiamiento a esa campaña.

Luego de subirse a la ola AMLO, y ganar en Guaymas como los de la coalición lo hicieron por todo Sonora, Luna García y Ramos Montiel fueron los responsables de la conformación del gabinete que acompañaría a Valle Dessens, solo que esta vez, Luna García queda como tesorero, y Ramos Montiel fuera, porque Jorge Taddei Bringas le abrió las puertas como subdelegado de la Secretaría del Bienestar.

Y vaya usted arrastrando el lápiz para que vaya anotando todos los nombres, a manera de organigrama, y pueda tender usted mismo las líneas de relaciones que los comprometen unos a otros.

Los primeros meses de esta administración en Guaymas fueron desastrosos, con una alza en el nivel de criminalidad, aumento en el numero de homicidios violentos, enfrentamientos entre sicarios de bandas rivales, ejecuciones de delincuentes igual que de policías y funcionarios municipales, y demás barbaridades que solo un municipio sin ley puede ofrecer.

Lo que se dijo fue que la plaza de Guaymas había sido vendida a un grupo, y que el grupo delincuencial desplazado no estaba dispuesto a entregarla. En este torbellino de criminalidad Luna García renuncia como tesorero, y se convierte en delegado de Profepa, pero meses después es cesado de ese cargo, sin mayores explicaciones.

Aquí es importante subrayar que Álvaro Bracamontes Sierra es cuñado de Jorge Taddei Bringas, asi como Santiago Luna García lo es de Sara Valle Dessens. A este grupo lo une no solo el interés político electoral, sino también el lazo familiar y fraternal. Pero punto y aparte eso, tomemos todos en cuenta que para la dupla Taddei/Bracamontes, la cereza del pastel es la rectoría de la Unison y la del Colegio de Sonora.

He dicho, en columnas anteriores, que en caso de ganar Morena la gubernatura en el 2021, serán múltiples plazas y posiciones de gobierno las que estarían en disputa y reparto, y las dos rectorías de los dos órganos educativos más influyentes y poderosos de Sonora están en juego en ese sentido, porque sería el sindicalismo quien tome posesión completa de la Unison y del ColSon, con Taddei Bringas y Bracamontes Sierra al frente.

En esta maraña de complicidades, favores pendientes, facturas por cobrar y conflicto de intereses enmarcados en nepotismo e influyentismo al que Morena se opone, Oscar Ramos Montiel, como subsecretario del Bienestar ahora, trae incrustados a Santiago Luna García y Sara Valle Dessens, que en el 2021 buscarían, si o si, formar parte de la estructura de gobierno de Morena, si acaso este partido gana la gubernatura en el 2021. Ojo a esto, no son los mejores cuadros, ni son las mejores intenciones de quienes los conforman, pero es lo único que Morena tiene a la mano.

Mañana miércoles conoceremos el grupo que el abogado Héctor Contreras Perez está conformando con la misma intención. Esté usted al pendiente. 

Gracias por la lectura, puede seguirme en @mensajero34 y facebook.com/gilberto.armenta.16 además como MensajeroRed en todas las redes sociales

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba