¿A que le teme Morena?

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

El miedo es el más ignorante, el más injurioso y el más cruel de los consejeros

Edmund Burke

El presidente estuvo en Sonora, y ponderó el trabajo de su secretario de Seguridad Pública, y lo hizo pese a saber que este aspira a la candidatura a la gubernatura del estado en mención.

Y ningún partido político distinto a Morena se escandalizó por eso.

Luego de esto, Ernesto de Lucas, presidente estatal del PRI, aseguró que el gobierno estatal no está negociando la entrega de la gubernatura, que el gobierno federal está trabajando mal, y que a Sonora la federación le ha quedado a deber en seguridad.

Dias después, el secretario de gobierno en Sonora, Miguel Ernesto Pompa Corella, lanzó lapidario mensaje: “estamos pintados de guerra” y solo con eso, se incendiaron las redes sociales.
Para entonces, en Morena ya tenían el entrecejo fruncido.
Dias después, el PRI Sonora celebra una asamblea donde la figura principal fue la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, en su calidad como militante priista.
¿Cuáles fueron sus frases en ese evento entre tricolores?
“La elección no está entregada, negociada ni pactada, los enemigos de Sonora quisieran eso, antes lo quisieron los enemigos del progreso, lo digo fuerte y claro: Sonora se gana trabajando con esfuerzo y resultados, acá se compite no se negocia, se gana, no se regala, se convence y no se concede. Quien quiera tener el honor de gobernar a Sonora debe entender que a la gente se le gana trabajando con esfuerzo y con resultados”.

En Morena ya no aguantaron más, y se desgarraron las vestiduras en mañanera y dominguera conferencia de prensa.

“La gobernadora está entrometiendo las manos en el proceso electoral, contamina las elecciones, quiere ser protagonista de la elección y debe renunciar a la coordinación de la campaña del PRI, exigimos que honre su mandato”, fueron las palabras de Adolfo Salazar Raso, vocero de Morena en Sonora.

Luego vinieron reclamos sobre seguridad, como si la federación fuese un referente nacional en el combate a la delincuencia; también sobre la economía del estado, como si el presupuesto federal para Sonora fuese muy generoso. Luego dijeron que, en Sonora, el gobierno estatal ha sido ausente, como si en Nogales Jesús Pujol fuese una eminencia morenista como alcalde, como si en Navojoa el gobierno de Rosario Quintero no estuviese realmente ausente, o como si en Guaymas, Caborca y Cajeme sus respectivos alcaldes estuviesen gobernando con pulcritud. O como si el gobierno federal no estuviese mostrando un ausentismo real en Sonora.

Luego dijeron que el gobierno del estado no gobierna con transparencia, ni con rendición de cuentas, ni maneja con honestidad los fondos federales, sin tomar en cuenta las calificaciones aprobatorias del mismo Instituto Superior de Fiscalización, olvidando además que Claudia Pavlovich es una de las gobernadoras mejor aprobadas del país, y que el propio presidente de México le ha extendido reconocimientos públicos en varias ocasiones. 

Wendy Briceño y Ernestina Castro asentían lo que escuchaban porque era música para sus oídos, pero Lorenia Valles guardaba discreto silencio. Mas a la izquierda de esa mesa, Raúl Castelo y Martin Matrecitos, diputados locales los dos, mostraban no estar del todo de acuerdo con lo que escuchaban, mientras que Diana Platt, sentada al extremo, solo esperaba que todo terminara para retirarse del lugar.
Más tarde, uno de ellos dijo que en Morena estaban sobre dimensionando las cosas, que la gobernadora tenía derecho a asistir a eventos de su partido, que ninguna ley se había violado, y que lo dicho por ella en ese acto, no representaba absolutamente nada fuera de lugar, “son eventos de partido que nosotros también hemos celebrado, sin que nadie nos diga nada” dijo ese asistente morenista a la conferencia. 

Y puedo decir, sin temor a equivocarme, que no era la única persona presente, en su calidad legislativa y morenista, que pensaba así, pero como alguien más comentó: “nos dijeron que viniéramos a apoyar, y aquí estamos”.

Finalmente, poco o nada se entendió de la intención de salir a declarar lo que declararon, pero si evidenciaron que le temen a Claudia Pavlovich, que la consideran el enemigo electoral a vencer pese a que ella no va en la boleta. Dejaron claro que, aunque digan lo contrario, el desempeño bien evaluado de la gobernadora sonorense en poco más de cinco años de gobierno, les está pesando tanto, que hay que atacarlo sin ton ni son, porque de eso dependerá ganar la elección.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba