La caída de Morena

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Es ley de guerra que los vencedores traten a los vencidos a su antojo

JULIO CÉSAR

El proceso electoral en Coahuila y en Hidalgo marca un obligado nuevo proceso para Morena en el país entero. Aquella versión de invencible y todo poderoso partido no existe más. Aquella idea acuñada en el 2018 que lo posicionaba como el ente político hegemónico en México, que determinaría el momento en el que provocaría que el PRI, el PAN y el PRD perdería su registro electoral, se esfumó por completo.  

Morena esta ahora viviendo una nueva etapa, probó la más dolorosa de las derrotas, solo por haber supuesto, equivocadamente, que a partir del 2018 ganaba cualquier otra elección con las manos en la cintura. Y es dolorosa porque pierde contra un partido conservador, fifí y de ultraderecha, pierde contra el PRI.

El PRI al que desde presidencia le perdonó todo, el PRI con el pactó (dicen los avezados), el PRI de los amores de varios de sus funcionarios, el partido al que presidencia no ha tocado ni con el pétalo de una rosa. Contra ese viejo PRI perdió. Y aquí, vaya un paréntesis para entender que, al PAN, al que ha fustigado sin piedad desde el dia uno de su mandato, fue relegado en ambas elecciones con victorias menos que pírricas.
¿Será acaso que la estrategia de debilitar al partido contrincante, si funciona después de todo? ¿Será que por eso perdió el PAN? ¿Sera necesario entonces, atacar al PRI en el mismo sentido de hoy y hasta junio del 2021?
Debilitar al PAN le tomó a Morena dos años ¿le alcanzaran siete meses para hacer lo mismo con el PRI?
No les va a alcanzar porque en el entramado político electoral de México, ya están jugando otros factores fuera de su control, y vayamos ahora por partes para entender esto:

1.       La politica pública de la 4T que reza “primero los pobres” no funcionó electoralmente, al menos que Morena afirme que en Coahuila e Hidalgo no viven ni votaron los pobres.

2.       El intenso programa asistencialista de becas y pensiones, además del “Sembrando Vida”, no condicionó que votaran en contra ni del PRI, ni del PAN, y ni siquiera a favor de ellos.

3.       El electorado ya envió el mensaje de que la desaparición de apoyos y de programas, a favor de una multitud de áreas y sectores, también le afectan y no perdonara que se los hayan quitado.

4.       Los recortes presupuestales, la falta de empleo, la inseguridad, las fallas en salud y educacion, la ausencia de infraestructura, entre otras inacciones de gobierno, no son bien vistas.

5.       La corrupción es corrupción, la cometa quien la cometa, y el electorado ya notó que en Morena también la ejercen.

6.       El pueblo es bueno, y también es sabio, pero no es tonto, y no cree en gobiernos paternalistas, que dia a dia en cada conferencia mañanera, insisten en presentarles un México irreal, en el que todo es color de rosa, y en el que los malos y los que no gobiernan bien, están en el pasado y no el presente.

7.       Ese mentado tema del “votaran por el personaje, no por el partido” o bien “se tendrán que escoger muy bien los candidatos, tendrán que ser rostros nuevos, frescos y no reciclados” o si usted quiere el conocido “candidato ciudadano, aunque sea desconocido” es un mero mito.

Pero vayamos ahora a Sonora, para poder amarrar todo lo anterior en el contexto local, subrayando primero que en Coahuila gobierna Miguel Ángel Riquelme Solís, y en Hidalgo Omar Fayad Meneses, ambos del PRI. Buenos gobernadores en lo general, con resultados tangibles, institucionales con el gobierno federal, sin escándalos politicos a cuestas, bien posicionados en varias encuestas que midieron la percepción ciudadana, avasallados por Morena en el 2018 (como en todos los estados), pero con resiliencia desde entonces para gobernar cuesta arriba. Claudia Pavlovich Arellano es de Sonora, es del PRI, y observa las mismas y hasta mejores características que los dos mencionados. Mejor posicionada en las encuestas, con una porcentaje de aprobación ciudadana envidiable para quien esta viviendo ya su último año de gobierno, y con un bono democrático nada deteriorado. 

Todo lo anterior mantiene en el electorado sonorenses una visión muy clara de por quien se habrá de votar el próximo 2021, el desempeño de Claudia Pavlovich como gobernadora ha sido esforzado y de resultados. Morena insiste en decir que hay “ausencia de gobierno estatal” en Sonora, pero en ese pecado, ya vivieron su primera penitencia, porque queda claro con la elección de los estados ya multi citados, que el electorado está notando ausencia, pero de ellos como partido en presidencia, y del mismo gobierno de la 4T.

¿Cómo van a administrar como partido en Sonora, esta reciente derrota electoral? Va a ser harto interesante irlo notando en las próximas semanas, porque el PRI, digan lo que digan los asesores de Morena en Sonora, les está ya sacando ventaja. ¡Estaremos pendientes!

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 y como MensajeroRed en todas las redes sociales

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba