¿Por qué el Panal y el PVEM se van con Morena?

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

No hay más alianzas que las que trazan los intereses, ni las habrá jamás

Antonio Cánovas Del Castillo

Históricamente los dos partidos se han refugiado detrás del PRI Sonora, a quien siempre han visto como el hermano mayor. En el 2012 el Panal se fue con el PAN, pero solo tres años después se convirtió en el hijo prodigo, y regresó a sus orígenes con el tricolor. Y el Verde, como dijo el papa Juan Pablo II, siempre había sido fiel, hasta hoy.

Hay que decir que sus dirigencias nacionales siempre les han dado esa línea, aun cuando en varios procesos electorales han tenido la intención de romper ese amasiato partidista.

Todos pensamos que, a los dos partidos, a los que vemos como “partidos satélites”, les ha ido bien, que cada posición electoral que han ganado se la deben al PRI y que, si un dia compitieran en solitario, perderían el registro de forma inexorable, y que por eso le deben su existencia como tal también al tricolor.

Pero hay militantes de ambos bandos que no piensan asi, que se quejan amargamente de que el PRI les ha violentados sus derechos, y de que en cada proceso electoral ha roto con los acuerdos de la coalición, y que termina imponiéndoles candidatos priistas, para luego repartirse solo entre ellos los dividendos de la victoria electoral en turno.

En la elección del 2018, el PRI lo perdió todo y asumió ese costo, pero los partidos en múltiples menciones no perdieron tanto, porque finalmente, una diputación local para el Verde Ecologista, y dos para el Panal es más o menos, lo que siempre habían obtenido, amén de las alcaldías que representan, aun y cuando las hayan ganado con perfiles priistas. Pero insisto, en el Verde y en el Panal piensan que no es asi, y que el PRI se ha quedado con las ganancias políticas que ellos como partido se merecían porque dicen, “las conquistamos nosotros”.

Toda la palabrería anterior trata de ilustrar el contexto en el que ambos decidieron coaligarse con Morena. Están resentidos con el PRI y con los priistas. Y si a eso le sumamos que la apuesta electoral con Morena teóricamente les ofrece más que la permanencia con el PRI “de sus desamores”, lógico es ahora escuchar que ecologistas y maestros están bien “amorenados”.

Y es ahí donde Morena podría perder más que ganar, porque en un descuido como en el 2018, los enanos del circo les van a crecer frente a sus narices, y les van a robar el show en las tres pistas: el ejecutivo, el legislativo, y el partidista.

Porque no es una ideologia de izquierda, ni “amloista”, ni del “no mentir, no traicionar no robar”; ni la del buscar un cambio en la politica pública, ni la de la justicia social, ni la del bien común, ni la que va a favor del más pobre lo que mueve a estos dos partidos a coaligarse con ellos. Los mueve solo dos intenciones: vengarse del PRI por los abusos electorales que ahora acusan han sufrido siempre, y dos, no permitir en ninguna circunstancia que Morena les haga lo mismo. No necesitan y no buscaran muchas candidaturas, pero buscaran colocar en las que les toquen a los suyos, a los más químicamente puros, para con ellos tomar las riendas del cuadriga, y fustigando desde ahí, apoderarse de lo que Morena vaya descuidando.

¿Será posible que nadie en Morena considere eso? ¿Será posible que, aun intuyéndolo, hayan decidido correr el riesgo? ¿Será posible que tengan la suficiencia de control partidista, como para que no veamos a partir de junio próximo, a Morena en manos de la derecha, que ahora pretende ser ambidiestra? ¡Quién sabe!

Lo que si se sabe es que el Verde y el Panal son gallos ya muy jugados, repletos de perfiles de colmillo largo, operados por politicos de cuello 18, y no hablo de las dirigencias estatales, sino de las reales dirigencias detrás de los dos partidos. Cuidado, Morena, ¡siempre es peligroso abrir la puerta trasera!  

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 y como MensajeroRed en todas las redes sociales

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba