ADM, el nuevo partido de Alfonso

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

Solo los que no tienen más objetivo que el interés personal aplauden a benefactores que los acercan al poder a costa de sus propios ideales

HIPÓLITO YRIGOYEN

 

No hay una sola voz en Morena que sea ahora de influencia. Nadie puede decidir nada respecto a la elección del próximo junio. No hay conceso de opiniones, ni intercambio de intereses, ni toma de cuenta.
Las asambleas no determinan quien se adhiere y quien no, porque no se está convocando a celebrarlas. No se toma votación ni siquiera a mano alzada respecto a decisiones importantes.
No se les pregunta respecto a aspiraciones, convocatorias, pre-registros, ni mucho menos respecto a las listas de candidaturas que habrán de competir en el proceso electoral ya en curso.
Morena no tiene injerencia en la conformación de equipos de campaña, ni de coordinación de eventos, ni giras, reuniones, ni mucho menos planes de envergadura.
No dicta con quien se pueden reunir y con quien no los aspirantes a las diversas candidaturas, que declaración pública tienen autorización a otorgar, y tampoco limita temas de opinión, líneas editoriales, o manejo de datos.

Nadie puede opinar y mucho menos oponerse.

Las puertas de enfrente y la trasera, además de las ventanas y los huecos en el techo están abiertos para quien quiere meterse. No importa quien fuiste en tu partido de origen, porque si eres de carrera “excepcional” en el PRI, en el PAN o PRD, incluso en el partido MC, eres bienvenido, se te otorgará un cargo al lado de ADM, se te presumirá como un fichaje político/electoral, y la regeneración respecto a tus pasados pecados será de carácter bautismal.

El partido Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, simple y sencillamente no existe en Sonora.

Y no es lo que yo diga, ni lo que aquel columnista dilucide, ni lo que alguna compañera analista politica figure. No, es lo que se ve, lo que se entiende y lo que se puede interpretar sin problema.
Mire usted, María Dolores del Rio y Carlos “el bebo” Zatarain dijeron: no nos unimos a Morena, vamos con Alfonso. ¿Lo ve usted? Para ellos no existe Morena como partido, y nadie se atrevió a defender al partido de sus amores ante tan retantes y provocadoras declaraciones.

¿Los estatutos? ¡Bah! No sirven para los arribistas y advenedizos.

Alfonso Durazo Montaño está creando en solitario un grupo político a su alrededor que solo él controla. Él decide quien si y quien no, y en qué condiciones entra. Lo dijo muy claro: los que se acercan a nosotros no piden posiciones, y nosotros no estaremos dispuestos a dárselas, pero luego muestra el músculo cuando los nombra miembros de la coordinación de campaña, o coordinador de planes de desarrollo municipal, sin tomarle opinión a nadie.

Pero hay que entenderlo muy bien, no es que a diestra y siniestra ADM esté trabajando al margen de su partido Morena, no, la verdad es que la circunstancia lo obliga.
Por un lado, tiene bien identificados los grupos que al interior le son adversos, y con esos, ni pan ni agua. También sabe que, en caso de ganar la gubernatura, hay pocos perfiles de izquierda que le entiendan a la politica como para ayudarle en esa misión, tiene que buscarlos en otras laderas. Tercero, de los que en el 2018 ganaron la elección, pocos han hecho un trabajo ya no digamos bueno, sino medianamente regular, como para considerarlos ahora rumbo al mes de junio. Importante entender que los dos años que a ADM le bastaron para entender que la politica no es de puño levantado ni grito revolucionario, también debieron haberles bastado a todos ellos, en ejercicio del poder local, para comprenderlo igual, pero eso no sucedió. Por último, muchos de esos ganadores del pasado se sintieron tan absolutos, que desconocieron la autoridad de un secretario de estado, y hubo necesidad de “arrearlos” para que no causaran estragos ni dentro ni fuera del partido. ¿Qué necesidad de seguirlos batallando?

Asi que, siendo claros y concisos, los morenistas no deberían sufrir estos desaires y desplazamientos, porque no se los merecen, pero ellos se lo buscaron, y el que busca encuentra.

Por eso, no es el partido Morena con el PT, ni con el verde ni con el panal, tampoco es contra la alianza ni contra el MC. 

Es ADM y su personal partido político, contra todos ellos.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 también como MensajeroRed en todas las redes

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba