El “borrego” se sigue adelantando

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Sugiere que ser blando y suave es el mejor modo para vencer la resistencia. Adaptarse lleva a la victoria, mientras que polarizarse arrastra al conflicto

Lao Tsé

 

Ernesto Gándara Camou tomó protesta como candidato del PRI a la gubernatura por Sonora, y los de Morena se escandalizaron, sin éxito intentaron incendiar las redes sociales, y derrotados y arrastrando el hacha de guerra se retiraron a sus aposentos.

Este viernes 29 ese candidato hará lo mismo, pero en las instalaciones del PAN, y el próximo miércoles, en las del PRD, y los mismos troles saldrán a desgarrarse las vestiduras, elevando el grito al cielo.

Y en febrero, en fecha por definir del 16 al 20, los tres partidos lo estarán acompañando en el Instituto Estatal Electoral, donde formalmente se registrará como el candidato de esa alianza.

Y los de Morena cometerán el mismo error una vez más.

Pero, mire usted, esa intención no es porque consideren que la alianza PRI PAN PRD es una aberración, o porque sea la confirmación de lo que ellos siempre han acusado como el voraz prianismo. Tampoco es porque se sientan ofendidos con un priista en el PAN, o con panistas en el PRI, o con “prianistas” en el PRD.

Para eso tendrían que olvidar primero que el propio Andrés Manuel López Obrador hizo alianza con el PAN en algún momento de su carrera política, o que la base de Morena nació justamente en el PRD, o tal vez borren de su memoria que, entre ellos, ahora hay perfiles de todos los partidos que, pasados por la pila bautismal, ahora son, como su propio candidato los llama, políticos excepcionales.

En realidad, intentaran comerse vivo al “borrego” Gándara, porque en él ven la capacidad que el todavía pre candidato de su propio partido no supo, o no quiso ejercer: la de la unión de voluntades, la de negociación, y la de un correcto albedrío para caminar juntos en un mismo propósito.

Mientras el ya candidato de la alianza PRI PAN PRD tejía quedito con tres fuerzas disformes en un principio, pero parejas al final, el de Morena irrumpía en Sonora coartando aspiraciones de quienes quisieran competir contra él. Mientras el “borrego” mostraba capacidad para sentar perfiles electorales frente a quienes estaban tomando las decisiones, el “doctor” se imponía a todos mandando la señal de que solo él repartía las cartas. Mientras el PRI, el PAN y el PRD cedían, reconciliaban y avalaban, Morena veía con preocupación como era avasallado por un grupo de no morenistas, que incluso se atrevieron a desdeñarlos como partido, cuando sin misericordia decían que iban con el candidato, y no con ellos y sus estatutos.
Mientras que Ernesto Gándara hizo posible la alianza con una candidatura común, signando además un acuerdo de coalición entre los tres partidos para el resto de las posiciones en disputa electoral, Alfonso Durazo archivó esas figuras con el PT, el PVEM y el Panal, estos dos últimos literalmente “chamaqueados” a cambio de apartarse del PRI, y el primero ofendido por Morena al considerarlo no necesario para este 2021.
Eso es lo que tiene nerviosos a los de Morena; el no tener la capacidad de la conciliación entre sus huestes, el no poder presumir actos partidistas como los que la alianza está encabezando, y el no poder hablar desde un mismo megáfono político.
Mientras “el borrego” siga avanzando, los morenistas seguirán más pendientes de él, que de su propio candidato.

En la próxima columna hablaremos de lo que Morena está realmente perdiendo, y contra quien lo está haciendo. ¿En verdad seguirán pensando que, si gana su candidato, ganan ellos juntamente con él? Nos leemos en la siguiente.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba