El borrego si es de Sonora, no como otros

Crónica "El borrego si es de Sonora, no como otros"

El Mensajero 

Ernesto “el borrego” Gándara visitó Nogales y todos esperaban escucharlo en Radio Xeny. Alejandro Encinas lo entrevistaría y ya tenía todo listo: las preguntas anotadas, los temas importantes documentados, el micrófono alineado, los protocolos sanitarios operando, la publicidad en lista de espera, y la línea telefónica desocupada.

Afuera, las escaleras de acceso se empezaban a abarrotar, porque todos querían ver al borrego, saludarlo, y darle el apoyo, pero la banqueta sufría la misma suerte con los borreguistas, los simpatizantes y militantes, además de ciudadanos curiosos querían ver a su candidato.

El borrego, ya posicionado frente al micrófono, les daba rienda suelta a todos los temas cuestionados por el locutor, dijo como contener la inseguridad, como darles mayores garantías a las mujeres, como apoyar a los jóvenes, y como resolver las finanzas, las del estado y las de los municipios. Y también dijo porque debían los sonorenses confiar en él.

Mientras su voz se escuchaba en el cuadrante, en el restaurante La Posada, emblemático lugar de comensales en Nogales, los meseros corrían de un lado a otro, porque más tarde ahí se desarrollaría una conferencia de prensa con los periodistas nogalenses, que sosteniendo la taza de café en una mano, y el celular en la otra, saludaban al de enfrente, que hacia muchos meses no veían, pero también al de un costado, con el que a diario recorren las banquetas de esa ciudad, en busca de la nota de la que todos urgen. Todos esperaban la llegada del candidato.

La entrevista radiofónica terminó bien - con lecturas de mensajes de los radioescuchas y todo - y cuando los que la seguían desde sus celulares lo notaron, se pasaron la voz – terminó la entrevista, ya viene el borrego – dijeron.

Afuera de la radio empezaron a sonar los claxon de los carros, y el candidato bajó saludando a todos, con muchos la selfie fue obligada, la palmada en la espalda se dejó notar – con todo borrego, te queremos – le gritaban a su paso, y ya en la vía pública, y sabiendo que el restaurante de la conferencia estaba distante solo unas cuadras, el recorrido fue a pie, saludando al comerciante que ha mantenido su negocio por décadas en esa misma zona de Nogales, la del Centro Histórico, o platicando con varias amas de casa que recargaban sus cuerpos en las viejas paredes de los edificios de la Ave Obregón, dándose tiempo incluso para degustar un taco al vapor y una chimichanga Del Porfis, que debo decirle, a usted que lee, que todo buen nogalense sabe de que platillo urbano le estoy hablando. Si usted viene a Nogales, y no come con El Porfis, haga de cuenta que nunca estuvo en Nogales.

-          Yo estoy con usted, duro Borrego, necesitamos que nos ayude, voy a votar por usted, tenía muchas ganas de conocerlo, mucho gusto candidato – fueron muchas de las frases que Ernesto, el de la Alianza, escuchó en su camino al encuentro con los periodistas.

Ese recorrido fue presenciado por decenas de automovilistas, que desde sus autos le mostraban al nutrido grupo que acompaño al personaje, muestras de apoyo y simpatía, ese trato hizo que el borrego llegara a La Posada con todo el ánimo, flanqueado por Jorge Freig del PRI, Myrna Leyva del PRD y “el masto” Villaseñor y Leticia Amparano del PAN.
El reservado de la conferencia lucía lleno, aunque todos con sana distancia, y en las sillas dispuestas alrededor del rectángulo que formaron las mesas, los periodistas locales se mostraban impacientes, todos querían preguntar, todos buscaban una respuestas a sus cuestionamientos, y uno a uno fueron atendidos, no hubo una sola de ellas que no recibieran la atención del candidato, ni uno solo de ellos sin su oportunidad de dirigirse a él.

-          Nogales tiene toda la importancia del mundo para el estado, aquí se genera la economía, la industria maquiladora, el tema migratorio y el de seguridad – le respondió a uno de ellos, mientras las cámaras abrían sus flashes y tripíes con celulares se seguían acomodando sobre las mesas.

Nosotros no encabezamos una alianza de siglas, sino de personas, ser militante de un partido u otro no los excluye de este gran proyecto político, le respondió a otro más, mientras a su izquierda y derecha sus acompañantes asentían con la cabeza.

Bromeó con uno de los periodistas nogalenses de la vieja guardia, de los que ya suman una cincuentena de años de periodismo, y a él le dijo: “Mi primer propósito es superar el Covid, tener en Sonora todas las vacunas necesarias y la reactivación de la economía de todas las empresas, pero en especial de las pequeñas y medianas”, le dijo de frente.

-          Encuentro a todos los liderazgos activos y trabajando duro, adaptándonos a las nuevas formas de comunicar por redes y plataformas, preocupados por la seguridad, la educación, la salud y la economía - les contestó a varios más.

Los cuerpos de muchos presentes se endurecieron cuando un periodista avezado le pidió su opinión sobre la CFE y los altos costos de sus servicios. La intransigencia, le respondió el borrego, la soberbia de muchos, agregó, la arrogancia y el centralismo “no pueden seguir afectando a nadie en Sonora, debemos estar unidos y encabezar todo un esfuerzo colectivo para ganarle la lucha social al gobierno (federal) que no quiere apretarse el cinturón, pero si quiere que nosotros lo hagamos”, dijo en medio de un silencio, que ante aquel dicho de que el que calla otorga, no ocupó mayores explicaciones.

La economía que genera la industria maquiladora, la migración en las fronteras, el derecho a ser atendidos, la justicia a las áreas rurales, la inversión en todas las áreas, resolver la falta de servicios, el suministro de agua potable, establecer esquemas de trabajo con la sociedad organizada, abatir la inseguridad, fueron solo algunas de las respuestas que tiró cual naipes sobre la mesa.

Y alrededor, la prensa mandaba un tuit, subía una foto al Facebook comentándola con alguna de esas respuestas, enviaba mensajes a la redacción de sus medios, o supervisaba la grabación de audio en sus celulares, o guardaba el video que más tarde se aprestaría a editar para subirlo a las redes sociales.

¡Ah, las mujeres, ese tema no se le olvidó a la prensa! Y sobre ellas dijo el candidato que hay una agenda de género completa, donde se busca priorizar el derecho de ellas a la igualdad integral, - el abuso sistemático que ellas han sufrido debe desaparecer ya, todas las expresiones de acoso que luego llevan a la violencia emocional, y después a la física y finalmente al feminicidio no deben existir más, eso se acaba porque se acaba”, sentencio no sin antes dejar claro que, para que funcionemos como sociedad con equidad de genero y respeto entre todos, el esfuerzo debe iniciar desde la educación en casa – y hablando de educación, debemos crear un programa de re inserción a las aulas y a nuestras escuelas, que incluya todo un programa de apoyo emocional, de restauración de edificios, pero escuchen bien, que mayormente garantice el regreso de nuestros hijos a clases cuando ya todos estén debidamente vacunados – agregó colocando los nudillos de sus manos sobre la mesa.

Varios de los presentes se miraron entre sí, coincidiendo con la respuesta.

Por último, el borrego aseguró que él no encabezara una campaña de odio ni de desprestigio, que respetara el ejercicio del derecho a buscar ser votados, y que siempre pugnara por una plataforma política de propuestas, soluciones, y programas de política pública a favor de todos.

El tiempo de la conferencia concluía así, con todas las preguntas atendidas, sin dejar a nadie con la palabra en la boca, sin dar respuesta a ningún cuestionamiento, incluso al de que aquel que sin saber de lo que hablaba, quiso poner a debate una entrevista que otro periodista hizo en el pasado. Por cierto, el título de esta crónica es obra de un compañero periodista que, entre risa y risa, aderezo su pregunta con esa frase.

Bueno, la mitad del primer día de actividades en Nogales de Ernesto Gándara concluía así, y por delante solo faltaba la reunión con jóvenes nogalenses, pero de eso, le platicaremos en la crónica de mañana.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba