El PRI levantó la mano

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Si un partido político no trabaja en base a su fundamento, se convierte en una conspiración para tomar el poder

Dwight D. Eisenhower

 

La asamblea que el Partido Revolucionario Institucional celebró este pasado 20 de noviembre, fue en un contexto político tal, que acaparó la atención.

Se celebró en medio de un clima enrarecido para el tricolor, en el que muchos piensan que va rumbo a la pérdida del registro, con una militancia en modo tránsfuga, y con duros señalamientos en su contra.

Pero, ¡vaya que esta asamblea le puso los pelos de punta a muchos! Y es que pensaban que el partido de la colonia Casa Blanca estaba sepultado.

Mire, esta asamblea es la víspera de la que se celebrará el próximo 11 de diciembre, organizada por el Comité Ejecutivo Nacional.

Luego entonces, si de la que hablamos es una asamblea priista normal e impulsada por sus estatutos ¿por qué levantó tanta ámpula?

Bueno, como resultado de la pasada elección, en la que Morena le arrebató la gubernatura justamente al PRI, existe la idea de que este tricolor partido no tiene derecho a salir a la luz pública, a presumir a sus cuadros, a exhibir a sus liderazgos, ni a placear a sus militantes, por muchos o menos que estos sean.

Y de ahí vendrá la descalificación de los opinólogos y comentócratas en todos los foros posibles, intentando subrayarla como un acto electoral sin futuro, o como una intentona de reconciliación social fallida, cuando en realidad se trata de una asamblea estrictamente partidista, amparada incluso por la Ley de Partidos Políticos.

Mire, a muchos les va a costar harto trabajo reconocer que la asamblea fue un éxito del todavía dirigente y diputado local, Ernesto de Lucas Hopkins, porque logró atraer a 793 delegados, además de representantes de sectores, lideres de cuadros, delegados territoriales y de organizaciones. También impulsó la integración de la planilla que viajara a la Cd de México en diciembre, para presentar la carpeta de trabajo del priismo sonorense, con 4 asignaturas político/partidistas.

Ya si insisten en descalificarla por su anti priismo, eso ya es otra cosa.

Ahora hablemos de las asistencias de Ernesto Gandara, Eduardo Bours, y Antonio Astiazarán.

El ex candidato a la gubernatura renunció al PRI por un mero formulismo partidista/electoral, impuesto por el PAN, y que, en su momento, fue aceptado por los cuadros priistas.

El ex gobernador representa una fuerza de poder político que al PRI le urge ahora, además de que nunca ha renunciado al PRI.

El actual alcalde de Hermosillo puede presumir una operación de bases que llevan a una victoria electoral, y que al PRI solo se le vio en Álamos.

Luego entonces, ¿de qué se quejan los priistas con estas tres presencias en la asamblea, si juntos o separados, los tres perfiles mencionados, suman más que restar?

Connotados priistas dicen que el partido de sus amores debe ser congruente con el hacer y el decir, que en esa asamblea unos u otras no debieron haber hecho acto de presencia, que la congruencia debe imponerse. También dicen que, de esa forma, sin que expliquen bien a bien a cuál forma se refieren, el PRI no logrará levantarse.

Ellas y ellos sabrán porque lo dicen. Lo que es algo asertivo, es que el PRI está convertido en su propio enemigo, porque llama la atención que los tres cuadros arriba mencionados, sean ahora más causa de fuego amigo, que de reconciliación interna.

¿Está el PRI en condiciones de seleccionar quienes se acercan, y quienes no? Están, algunos de sus militantes, aspirantes a dirigirlo después de concluya el periodo de “el pato” de Lucas, ¿en posición de juzgar pasadas acciones electorales?

Este tema ocupará de mucha atención, porque luego de esta asamblea, el priismo sonorense podría estarse replanteando la forma en la que hará las cosas en el futuro. Parece que no todo lo que se ha hecho, está mal, porque, contrario a lo que propios y extraños consideraban, respecto a que, si el partido tricolor estaba muerto, todo indica que levantó la mano con esta asamblea. Será que, pese a todo, ¿el PRI todavía vive?

La forma en la que el PRI en Sonora lleve su proceso interno para renovar a la dirigencia estatal, nos lo va a decir. De momento, ya les dijo el todavía dirigente que la re fundación de los cuadros, es la fórmula correcta.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba