El PAN, sin mucha pena, y sin menos gloria

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Todos los partidos políticos mueren al final tragándose sus propias mentiras

John Arbuthnot

 

La elección interna del Partido Acción Nacional, cuyos números finales de participación son nada halagüeños, indica claramente que en la elección de este 2024 se estará jugando su registro como partido político en Sonora.

Llama la atención que la militancia panista sea de apenas ocho mil miembros, y es más llamativo aún que de estos solo hayan votado 3 mil 823, aunque no tanto como notar que 2 mil 374 panistas votaron por Gildardo Real Ramírez, ¡2 mil 374 de poco más de 8 mil panistas! Es decir, al nuevo dirigente estatal lo avala solo el 29 por ciento de la militancia panista. Interesante el dato.

Pero, dejemos los números y los porcentajes, y mejor vayamos al análisis, y tratemos de armar el escenario electoral del blanquiazul para las elecciones del 2024, que deberá ser armado por la nueva dirigencia estatal, que estará conformada, además del ya multi citado Gildardo Real, por Celina Aldana como secretaria general, y por Leticia Amparano, Ana María Gutiérrez, Ramón Corral Ávila, también por Clementina Elías (prima de Guillermo Padrés Elías), Everardo López, Dulce Robles, José Serrato, y por último, Karol Camou.

Mire, Gildardo Real Ramírez, el “gilo” como lo conocen sus amigos, fue secretario del ayuntamiento del 2009 al 2012, junto a Javier Gandara Magaña como alcalde, también diputado local plurinominal en dos ocasiones (2012 al 2015 y del 2018 al 2021). Nunca ha sido candidato, pero si fue coordinador de campaña de Javier Gandara Magaña en el 2015.

Por eso, su ahora ex contrincante Humberto Souza, dice que el “gilo” siempre ha disfrutado y ostentado el poder político a costa del esfuerzo y el trabajo de otros. Y por eso dice también que, en adelante, las posiciones electorales del PAN se seguirán repartiendo entre los mismos, que jura Humberto Souza, ya han convertido al PAN en una franquicia que genera dividendos personales para unos cuantos.

Pero, ¿cuál es la realidad? ¿En verdad el PAN será convertido en la empresa con la que solo se buscaran ganancias económicas, y el cumplimiento de aspiraciones personales y no de partido?

La realidad política en Sonora indica que Morena mantendrá su hegemonía rumbo a las elecciones del 2024 y 2027, y a menos que alguna desgracia política/electoral suceda en los próximos años, el electorado seguirá votando por Morena con los ojos cerrados.

Por eso, las respuestas a los cuestionamientos anteriores es que si, el PAN buscara en los próximos tres años, negociar todo lo que pueda, intercambiar posiciones políticas a como el margen se lo permita, y a ponderar intereses personales, usando al PAN solo como plataforma para conseguir eso.
En este momento, Morena gobierno no ocupa del PAN para absolutamente nada, ni en el Congreso, ni en los ayuntamientos. La carta política más fuerte del PAN es su bancada de cuatro diputados en el Congreso, pero estos marcaron su destino cuando decidieron oponerse a todo lo que Morena sometiera a votación.

¿Considera el PAN que en el 2024 volverán a ser la opción política que el sonorense buscara para que los gobierne? ¡Por supuesto que no! El nuevo dirigente y su gabinete saben que no.

¿Cuál es el plan político del PAN entonces? Podremos pensar que son las diputaciones plurinominales, de tres a cinco máximo, algunas alcaldías dispersas por todo el estado, tal vez las regidurías, todas las que sean posibles. Pueden considerar en mantener Hermosillo si Antonio Astiazarán piensa en la reelección, pero no olvidemos que el Toño puede hacerlo postulándose por el PRI o el PRD, no forzosamente por el PAN. Como sea que se vea, los alcances del PAN de hoy en adelante, son muy limitados.

¿Tendrá el nuevo dirigente estatal la habilidad para subir a su partido a los rieles por los que, hace apenas unos años, circulaba veloz y preciso? Pues, dicha sea la verdad, la habilidad si la tiene, pero el problema será encontrar a alguien a quien le interesa negociar algo con él o con su partido.
 El “gilo” es muy bueno para el debate carretonero, el de callejón, pero no hay ahorita nadie a quien le interese esa narrativa con él. Tiene también mucha capacidad para la crítica áspera, pero tendrá que precisar muy bien sus tiros, como para que alguien se sienta aludido y afectado por eso. Y así, podríamos listar una docena más de pros y contras del PAN con su nuevo dirigente.

Lo que si debe ser satisfactorio para este partido político es volver a sus orígenes, cuando eran oposición a la que nadie interesaba. Volver también a esos tiempos en los que se gastaban sus zapatos y empolvaban su vestimenta, en busca del voto popular. No supieron ser gobierno, pero son de los mejores partidos cuando su narrativa es la de la oposición organizada. El problema es que la nueva dirigencia estatal no es de esos.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba