Los compromisos políticos del 2022

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

 

El compromiso es lo que convierte una promesa en realidad

Abraham Lincoln

 

El 2022 ya es oficial en el calendario político, y los temas con los que arranca el gobierno en Sonora son varios.

En seguridad no hay vuelta de hoja, varias cosas están fallando porque las ejecuciones no son “entre ellos”, como dijo el alcalde Javier Lamarque de Cajeme antes de finalizar el 2021, sino que el actuar de la delincuencia organizada ya le quitó, por completo, la paz y la tranquilidad a los sonorenses. El gobierno, en sus tres niveles, está rebasado por las acciones de los violentos, y arrancando el año nuevo, no hay estrategia definida para ya no solo enfrentarlos, sino erradicarlos en el estado, aunque si se trabaja bien en la prevención, y en los programas sociales que buscan involucrar a las familias para que, a mediano y largo plazo, sus integrantes no formen parte del bando de la delincuencia organizada.

La salud es otra prioridad que, en este recién estrenado año, deberá enfocarse en el abasto de medicamentos, no solo en el Isssteson, sino en todos los centros de salud pública. También se deberá procurar la atención a enfermedades terminales como el cáncer y las insuficiencias renales y cardiacas, y poner en el catálogo médico a las enfermedades mentales que, con los efectos psicológicos de esta pandemia, pondrá a prueba en su superación a la niñez de primaria, la adolescencia de secundaria y la juventud preparatoriana y universitaria.

Y hablando de estudiantes, será justamente la educación el tercer gran tema para el gobierno estatal, porque si bien se entiende la urgencia de re establecer las clases presenciales, esto no debe hacerse pensando en la re activación de la economía alrededor de la educación, sino en el de la salud de alumnos, padres de familia y maestros. Si lo que se busca es anunciar y justificar la inversión en la recuperación y rehabilitación de los planteles educativos en el marco de las clases presenciales, se estará cometiendo un error que, a la vuelta de los días, podría descomponer todo lo que hasta hoy se ha logrado en la prevención del contagio por Covid en los menores de edad.

Otro gran tema, es el del ya tristemente célebre “bacheo” de vialidades en la mayor parte de municipios de Sonora. Si esa rehabilitación de calles no empieza a moverse desde enero mismo, el programa de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano no tendrá esqueleto que aguante la crítica y el reclamo social.

En cuarta posición está la reactivación económica, que será el gran reto, juntamente con el de generación de empleos. Dos años de pandemia han dejado estragos importantes en la provisión elemental en los hogares sonorenses, provocando que una buena parte de la sociedad no esté interesada en los grandes proyectos y obras que se anuncian con insistencia, sino en como habrán de comer hoy, o como lograran pagar sus deudas, o atender los servicios básicas en casa. Bajo el lema de “primero los pobres”, el gobierno estatal deberá también abrir espacios para los no tan pobres, pero si pequeños comerciantes o emprendedores, que le apuestan a vivir con recursos propios, y no con apoyos de gobierno.

Por último, y como el propio gobernador lo repitió con insistencia todo el pasado diciembre, este será el año de la consolidación de la 4T sonorense, el de imponer los cimientos de un nuevo régimen de gobierno, y el de establecer las bases de la política con el presupuesto social más alto de la historia. La tarea no es fácil.

En su último evento público del 2021, donde por cierto habló de la erradicación de la pobreza en Sonora (tema de columna pendiente), el gobernador Alfonso Durazo Montaño dijo, con severidad, que en su administración no se permitirá la actuación de funcionarios estatales con perfiles o actitudes “iguales” a las de administraciones pasadas, en referencia específica a la honestidad, la no corrupción y a la pulcritud de formas políticas en el quehacer público.

En este sentido, el marco de acción a su total gabinete es, no reducido, pero si muy controlado, porque en juego está la palabra ya empeñada del mandatario con la sociedad sonorense, de representar a un gobierno diferente.

En una columna previa precise que, en relación a lo anterior, ya estaba detectado que algunos funcionarios estatales empezaban a hacer cosas buenas que parecían malas, y viceversa. A estos, que ya están en el radar de la oficina mejor cuidada de Palacio de Gobierno, iba dirigido el mensaje del gobernador cuando dijo: esos que son “iguales”, y quieren hacer las cosas como en el pasado, mejor vayan preparándose porque se tendrán que ir.

Reduciendo todo, los planes estatales de gobierno para este 2022 giraran en torno a la seguridad, la salud, y la educación. También alrededor de la atención a los servicios públicos urgentes, y a la reactivación económica y generación de empleo. Pero el compromiso base es como le hará el gobernador Durazo, para erradicar la corrupción, el dispendio y el marcado elitismo y clasismo que dice él, ha existido en las administraciones pasadas. Estamos todos pendientes del desarrollo de esa diferencia, urgente, por cierto, en la política sonorense.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba